Tipos de tarifas eléctricas

¿Te has preguntado alguna vez que clase de tarifa eléctrica tienes en tu negocio o domicilio particular? 

La mayoría de veces no lo sabemos; normalmente solo nos fijamos en si este mes me han cobrado mucho o no, y el saberlo es importante porque a lo mejor estás pagando de más por no controlar un dato tan esencial en tu factura eléctrica como es el del tipo de tarifa que tienes contratada. 

Existen tres tipos de tarifas:

Tarifa plana:  Válida para clientes en los que su consumo es muy estable. Con esta tarifa, pagas una cantidad fija cada mes y si te excedes de la cantidad contratada te facturarán el exceso mediante el precio pactado con la comercializadora. 

Tarifa fija: El precio del kilovatio es acordado durante un periodo de tiempo determinado, (normalmente un año). Con esta modalidad se pueden realizar descuentos en potencia o consumo muy atractivos para el cliente; por la contra, si se cambia de compañía antes del periodo establecido sufrirás penalizaciones por parte de la comercializadora.

Indexado: Este tipo de tarifa no es muy frecuente por la falta de información que hay sobre ella, pero supone grandes ahorros. Esta modalidad consiste en pagar un precio variable por la energía eléctrica consumida en función del precio de adquisición de la energía en el mercado mayorista.

A continuación pondremos una serie de gráficas en las que podrás comprobar por ti mismo el uso de cada una de estas tarifas de las que hemos hablado anteriormente:

Saber que tipo de tarifa tienes y si es adecuada a tu consumo es cada vez más importante. En Nabalia tenemos un asesor para todos estos tipos de cuestiones las 24 horas del día todo el año, para nosotros lo importante es pagues un precio justo por lo que consumes.

¡Forma parte de la energía viva!