Tengo una pyme: ¿qué tarifas eléctricas me interesan?

Tienes la idea, el lugar y el dinero pero, para dar el pistoletazo de salida a la actividad profesional de tu empresa, aún falta un detalle imprescindible: contratar una tarifa eléctrica.

Al fin y al cabo ¿qué podemos hacer hoy en día sin energía? No obstante, no todas las pymes son iguales, así como tampoco lo son sus necesidades y las opciones que ofrecen las comercializadoras.

La potencia eléctrica

Lo primero que debemos tener en cuenta, antes de elegir una tarifa eléctrica para nuestra empresa, es de la potencia eléctrica que disponemos. De ella dependerá directamente el abanico de opciones en cuanto a tarifas. Pero ¿qué es la potencia eléctrica? Este concepto hace referencia a la cantidad máxima de energía eléctrica asimilada por un agente en un momento concreto.

A efectos prácticos, lo que este concepto supone para una pyme es la cantidad de aparatos electrónicos que se pueden enchufar, el coste fijo que siempre se debe abonar —independientemente del consumo— y, como ya hemos dicho antes, las tarifas eléctricas que se pueden contratar.

Lo más importante para el dueño de una pyme es reconocer qué potencia eléctrica es la adecuada para satisfacer las necesidades energéticas de su empresa y evitar así pagar más de lo necesario o sufrir falta de energía.

Si no tienes la capacidad de saber cual es la potencia que se adapta a las necesidades de tu empresa siempre puedes acudir a un asesor energético que te guiará y se volcará en optimizar toda instalación para conseguir la mejor tarifa eléctrica para tu Pyme.

¿Qué tipos de potencia pueden escoger las pymes?

  • Potencias por debajo de los 10 kW. Este tipo de potencia es característico de aquellos pequeños negocios que no necesitan demasiados dispositivos eléctricos enchufados y, por ende, el uso de una gran cantidad de energía eléctrica. El tipo de tarifa que ofrecen las comercializadoras privadas para esta potencia es la tarifa 2.0.

    No obstante, para este gasto menor, el empresario también puede acogerse a la Tarifa Voluntaria para el Pequeño Consumidor, una tarifa fijada por el Gobierno y que ha sido sustituida por el PVPC —precio regulado por el Gobierno—. Este precio, al mismo tiempo, funciona como referencia para las comercializadoras privadas que podrán ofrecer tarifas a un coste superior o inferior.
     
  • Potencias entre 10 y 15 kW. En este caso, el tipo de consumo energético realizado por las pymes es medio y las comercializadoras trabajan con la tarifa 2.1.
     
  • Potencias por encima de los 15 kW. Esta potencia está destinada a empresas de un tamaño mayor, donde el consumo de electricidad es mucho más elevado que en los casos anteriores. La tarifa 3.0 recoge las necesidades de dichos negocios.

Las tarifas eléctricas

Si ya tenemos claro qué potencia es la que nos interesa para nuestro negocio, ha llegado el momento de escoger entre las distintas tarifas eléctricas que ofrecen las comercializadoras:

Tarifa 2.0. Como ya hemos dicho anteriormente, este tipo de tarifa está pensada para consumos de energía menores, con una potencia eléctrica de menos de 10 kW. Se divide a su vez en:

  • 2.0 A. Esta tarifa ofrece el kilovatio hora al mismo precio durante todo el día.
  • 2.0 DHA. Se trata de una variante de la tarifa anterior pero con discriminación horaria, es decir, diferencia entre el día y la noche, siendo esta última más barata.
  • 2.0 DHS. En este caso, la tarifa también cuenta con discriminación horaria pero divide el día en tres franjas: supervalle, valle y punta.

Tarifa 2.1. Esta tarifa es idónea para pymes que cuenten con una potencia eléctrica contratada de 10 a 15 kW y que realicen un consumo de energía medio.

  • 2.1 A. Al igual que en el caso de la tarifa 2.0, el precio del kWh se mantiene intacto durante todo el día.
  • 2.1 DHA. Ejerce la discriminación horaria entre dos franjas: el día y la noche.
  • 2.1 DHS. Divide el día en las tres franjas anteriormente nombradas: supervalle, valle y punta.

Tarifa 3.0. En este caso, esta tarifa está diseñada para pymes que necesitan una potencia superior a 15 kW y practican un consumo eléctrico mayor.

  • 3.0 A. En este caso la discriminación horaria también está dividida entre supervalle, valle y punta.

¿En que consisten los términos «supervalle, valle y punta»?

Cuando hablamos de la discriminación horaria de las tarifas eléctricas ¿a qué periodos de tiempo nos referimos? No te preocupes, a continuación aclararemos el significado de estos extraños términos.

  • Punta. Esta franja horaria abarca desde las 13:00 hasta las 23:00 horas y es la más cara de todas.
  • Valle. En este caso, esta franja se divide entre dos periodos: desde las 07:00 hasta las 13:00 y desde las 23:00 hasta las 01:00 horas. En este caso, el precio de la electricidad es mediano.
  • Supervalle. Esta franja se extiende desde las 01:00 hasta las 07:00 horas y es la más barata de todas.

En conclusión, cuando tenemos una pyme, no solo es importante contratar la tarifa adecuada; debemos averiguar cuál es la potencia eléctrica capaz de suplir las necesidades de nuestro negocio y, a partir de ahí, decidir qué oferta nos interesa más. De este modo, seremos capaces de ahorrar sin sacrificar en calidad.

¡Forma parte de la energía viva!