Tarifa de la luz con discriminación horaria o 2.0DHA / 2.1DHA ¿Te conviene?

¿Sabías que dentro del mercado regulado con la tarifa PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) puedes pagar dos precios por tu energía consumida? Si aún no te habías enterado de que puede empezar a pagar más barata tu electricidad, ¡hoy te lo contamos!

Todos buscamos reducir al máximo el precio de nuestros recibos pero a veces, hay cosas que escapan a nuestro alcance y por mero desconocimiento acabamos pagando más sin saber que podríamos estar pagando menos.

Conseguir ahorrar gracias a la tarifa de discriminación horaria

Hoy te contaremos cómo puedes empezar a ahorrar en tu factura de la luz con la tarifa de discriminación horaria.

Alguna vez te hemos explicado cómo está formado el sector energético en el territorio nacional, que se compone de dos mercados diferentes, uno regulado y otro libre y que ambos actúan diferente y por tanto ofrecen condiciones y precios también distintos.

La tarifa de discriminación horaria solo la encontramos en el mercado regulado, donde el precio de la electricidad está fijado por el gobierno y sujeto a las variaciones que se producen en el precio debido a factores como la oferta y la demanda. De este modo, la energía tiene un precio diferente cada hora y cada día.

En este sentido, la tarifa de discriminación horaria ofrece dos precios diferentes para la electricidad consumida. Un precio más barato durante la noche y otro más caro durante las horas centrales del día.

Estos dos períodos de facturación se conocen como horas punta (durante el día) y horas valle (durante la noche).

En los hogares normalmente se aplica la tarifa de discriminación horaria de dos períodos (horas punta y valle), pero también existe otra modalidad para las viviendas que realizan un mayor consumo de energía como por ejemplo aquellas que disponen de un punto de carga para los vehículos eléctricos en sus garajes.

En este caso, encontramos la tarifa de discriminación horaria de tres períodos -horas punta, horas valle y horas super valle-, donde existe un precio todavía más barato para la energía consumida centrado en las horas super valle, que corresponde con horas de la madrugada.

En la tarifa de discriminación horaria de dos períodos encontramos dos horarios diferentes según si es invierno o verano.

Invierno:

  • Horas punta: 12.00-22.00 horas.
  • Horas valle: 22.00-12.00 horas.

Verano:

  • Horas punta: 13.00-23.00 horas.
  • Horas valle: 23.00-13.00 horas.

Sin embargo, si hablamos de la discriminación horaria de tres períodos no se hace distinción entre verano e invierno:

  • Horas punta: 13.00-23.00 horas.
  • Horas valle: 7.00-13.00 y 23.00-01.00 horas.
  • Horas supervalle: 01.00-07.00 horas.

¿Cómo saber si te conviene o no?

Tienes que tener claro que para empezar a ahorrar con la discriminación horaria es necesario que realices un cambio de hábitos y trasladar aquellas acciones que más consumo de energía requieran a las horas en las que esta es más barata.

Para poder contratar esta tarifa de discriminación horaria es necesario que durante las horas valle se consuma al menos un 30% del total de la energía utilizada. Mayor será el ahorro a mayor energía consumida durante las horas valle, es decir, mientras más pases del 30% mínimo requerido, mayor ahorro en tu factura de la luz.

Recuerda que para poder disfrutar de esta tarifa debes contratar tus suministros energéticos en el mercado regulado. Y que siempre que lo desees, podrás cambiar de un mercado a otro, es decir, podrás contratar tus servicios de energía en el mercado que quieras y con la compañía que desees. No tienes que permanecer con una comercializadora si no te convencen sus condiciones.

 

¡Forma parte de la energía viva!