Qué hacer si sufro un corte de luz

Un corte de luz es algo que todos hemos experimentado alguna vez. ¿Quién no se estaba secando el pelo o ha encendido el horno y de repente se ha producido un apagón de luz?

En muchas ocasiones estos cortes de luz se deben a una sobrecarga en nuestro sistema eléctrico, es decir, tenemos demasiados aparatos que requieren de electricidad conectados y nuestro sistema no soporta tanta carga. En este caso, bastará con desenchufar cualquiera de ellos y subir el interruptor del cuadro que se haya bajado.

Es probable que si se produce un corte de luz en casa lo primero que revisamos es nuestro cuadro de luz y si se ha bajado algún diferencial bastará con subirlo en caso de que aún dispongas de un contador convencional. Esta acción, con los antiguos contadores, era relativamente fácil solucionarlo si el problema era que se habían “bajado los plomos”, como se conoce de forma coloquial cuando se produce un apagón.

Con los contadores inteligentes es diferentes. Pero antes veamos qué debemos hacer en caso de se produzca un apagón de luz en nuestra vivienda.

Pasos a seguir ante un apagón de luz

El primer paso será comprobar si el corte de luz solo afecta a nuestra vivienda, si es parte del edificio entero o incluso si es a nivel de toda la calle.

Si el corte de luz solo nos perjudica a nosotros, es probable que tuviéramos muchos dispositivos funcionando a la vez y se haya producido una sobrecarga. En este caso solo tendremos que desconectar algún electrodoméstico y dirigirnos al cuadro eléctrico.

Otra opción es que alguno de nuestros aparatos eléctricos haya sufrido algún problema y haya provocado un cortocircuito. En este caso, la solución puede complicarse un poco más e incluso puede ser peligroso manipular cualquier sistema relacionado con la corriente eléctrica.

Si nos encontramos en esta última situación que hemos descrito lo mejor será dejarlo en manos de un especialista.

Con los nuevos contadores inteligentes, en caso de que el corte de luz esté motivado por una sobrecarga, tendremos que dirigirnos al lugar donde se encuentre ubicado y comprobar que todos los interruptores estén hacia arriba.

Si están de forma correcta, una opción es bajar el interruptor general, desenchufar algún dispositivo eléctrico, esperar unos minutos y volver a subirlo.

Al disponer de los nuevos contadores, otra forma sencilla de comprobar de dónde viene el apagón de luz, es comprobar si este está encendido o apagado.

En caso de estar encendido es probable que el problema eléctrico se encuentre en casa únicamente, si por el contrario, el contador inteligente permanece apagado, seguramente el corte de luz no sea únicamente a nivel de nuestra vivienda y esté afectado a todo el edificio o, incluso, la calle.

En definitiva, si tras realizar las averiguaciones oportunas comprobamos que el problema no depende exclusivamente de nuestro cuadro eléctrico lo mejor es ponerse en contacto con un electricista para que pueda solucionar, cuanto antes, cualquier apagón de luz.

También puede suceder, aunque es menos probable, que el corte de luz se ha dado en nuestra vivienda solo y no tenga nada que ver con una sobrecarga o cortocircuito y la única solución sea ponernos en contacto con nuestra compañía y que sea ella quien nos ayude a resolver el inconveniente.

Recomendaciones para evitar un apagón de luz

  • Comprueba la potencia que tienes contratada, y si no es suficiente será mejor que la amplies para evitar cortes de luz por sobrecarga, es decir, por utilizar muchos dispositivos a la vez.
  • Revisa el estado de todos los aparatos eléctricos que tenemos en casa y que requieren energía para su funcionamiento. Puede suceder que uno de ellos se encuentre en mal estado y al utilizarlo se produzca un cortocircuito. Por ello, realiza un mantenimiento adecuado de tus electrodomésticos.

En definitiva, conviene tener cerca velas o una linterna como por ejemplo la del móvil porque nunca sabes cuándo se va a producir un corte de luz. Aunque es cierto que existen formas de prevenirlo, hay elementos externos que no podemos controlar.

¡Forma parte de la energía viva!