Ahorro energético: reciclando en casa y en la oficina

Sabemos de la importancia y la urgencia que supone aplicar prácticas alternativas que mitiguen los daños ocasionados por el cambio climático en nuestro planeta y el ahorro energético es la mejor forma de combatirlos.

Es cierto que en la actualidad existen diferentes prácticas promovidas por las instituciones públicas destinadas a cumplir los objetivos marcados sobre sostenibilidad y cuidado del medioambiente. Pero hoy hablaremos de las alternativas que a nivel individual se pueden aportar en la consecución del ahorro energético.

Tanto en nuestra casa como en la empresa en la que desarrollemos nuestro ejercicio laboral se pueden aplicar técnicas de reciclaje que nos ayuden a conseguir un ahorro energético y posteriormente un mantenimiento sostenible del entorno.

En los dos ámbitos realizamos, en ocasiones, un consumo descontrolado y no prestamos atención a todos los procesos de producción que envuelven todos los productos de los que habitualmente hacemos uso. Por ello, una buena forma de empezar nuestra lucha particular contra el cambio climático es apostar por el reciclaje.

Reciclaje en el hogar

Es importante que separemos la basura, cada cosa por su lado. Pero más allá del reciclaje en contenedores debes tener en cuenta otras prácticas:

  • Siempre mejor productos desnudos, es decir, sin envases siempre que sea posible. Evita los envases de un solo uso y de plástico.
  • No utilices material desechable como vasos, platos o cubiertos de plástico.
  • Utiliza servilletas de tela mejor que de papel.
  • Deposita las pilas que ya no funcionan en el contenedor indicado, nunca en otro.
  • Mejor utilizar pilas recargables que sirven para varios uso.
  • Los medicamentos nunca los deposites en los contenedores convencionales. existen cajas especiales en las farmacias donde se recogen.

Todas estas son sólo algunas alternativas que probablemente no te hayas parado nunca a pensar la contaminación que suponen para el entorno.

A nivel más general, en otras ocasiones te hemos explicamos cómo conseguir un ahorro energético por ejemplo cambiando tus bombillas convencionales a bombillas LED. Iluminan mucho más, duran bastante tiempo y no contaminan. Además, de conseguir un ahorro energético también obtendrás una reducción en el precio de tus recibos.

Reciclaje en la oficina

Del mismo modo que en el hogar, todas estas prácticas también son aplicables a tu lugar de trabajo aunque también te daremos algunos consejos más:

  • Reciclar el papel es fundamental y también utilizarlo reciclado.
  • Utiliza cartuchos de tinta de las impresoras recargable y recicla los ya gastados.
  • Llévate una taza o vaso de casa en lugar de usarlos a diario de plástico.
  • Para la comunicación interna dejar de utilizar papel y promover el método online, se ahorrarán grandes cantidades de papel.
  • Mantener los sistemas de calefacción y refrigeración en buen estado para evitar derroches de energía.
  • Iluminación LED para reducir los costes de las facturas finales y sobre todo para conseguir un ahorro energético efectivo y respetuoso con el medio.

En definitiva, una de las mayores ventajas del reciclaje, además de evitar que sigan creciendo las montañas de residuos en los vertederos, es el ahorro energético que se consigue al no tener que producir nuevos elementos, sino reciclar los que ya existen.

Todas estas alternativa son solo algunas de las prácticas individuales que se pueden desarrollar para combatir el cambio climático y sus efectos nocivos.

Pero sin duda, la mejor alternativa, además de realizar un consumo responsable es contratar tus suministros con energías renovables, energías limpias y respetuosas con el planeta.

¡Forma parte de la energía viva!