Las luchas medioambientales de los famosos de Hollywood

A raíz del cambio de siglo, los problemas medioambientales comenzaron a cobrar parte de la importancia que merecían. Las mayoría de ONGs —como Greenpeace— tomaron un camino más directo y mediático para sus campañas y operaciones gracias a Internet, las científicos advertían de los riesgos de continuar con los paradigmas de consumo indiscriminado de nuestra sociedad y cada vez más políticos incluían el cuidado del medioambiente en la agenda de sus partidos. Además, las estrellas más mediáticas se dieron cuenta del alcance y del poder de su influencia y decidieron utilizarlo para sus fines filantrópicos.

Casas ecológicas, agua potable y energías renovables

Leonardo DiCaprio: en 1998 fundó la Fundación Leonardo DiCaprio y ya ha destinado más de 59 millones de dólares para causas contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. La ONU lo ha designado «Mensajero de la Paz» con un enfoque especial sobre el cambio climático. En 2016 se estrenó el documental «Before the flood» —producido por Martin Scorsese—, en el cual DiCaprio se embarca en un viaje alrededor del mundo, concienciando sobre los peligros de la crisis medioambiental.

Al Gore: lleva desde 1976 involucrado en problemas ambientales como el calentamiento global y el peligro de los residuos tóxicos. Ha sido galardonado con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por construir y repartir un mayor conocimiento sobre el cambio climático.

Brad Pitt: en 2007 se embarcó en la construcción de casas ecológicas, con el grupo ecologista Global Green USA, para las familias que se habían quedado sin hogar debido a los destrozos ocasionados por el huracán Katrina.

George Clooney: fue elegido para ser el director de una empresa suiza para el desarrollo de innovaciones para la producción limpia de hidrógeno y combustible. Lanzó la iniciativa «Oil Change» para denunciar la excesiva vinculación de Estados Unidos con el petróleo.

Harrison Ford: desde 1991 ocupa el cargo de vicepresidente del consejo de administración del Conservation International. Ha sido galardonado con el Premio Mundial del Ciudadano Ecológico y el Premio Mundial de Ecología.

Matt Damon: en 2015 creo la ONG Water.org en la que promueve el consumo responsable del agua y pide al mundo participar en su iniciativa, que abastece de agua potable y servicios sanitarios a millones de personas. Ha ayudado a más de 170.000 personas y en 2017 pretende llegar a las 600.000.

Marion Cotillard: su activismo medioambiental con la ONG Greenpeace lucha por el maltrato y la sobreexplotación que se llevan a cabo en el Amazonas.

Alejandro Sanz: en 2013 se unió a la expedición que hizo Greenpeace al Ártico y ha llevado su compromiso con el mismo hasta la Casa Blanca, donde el presidente Barack Obama le reconoció públicamente la gran importancia de protegerlo.

Arnold Schwarzenegger: en 2011 defendió en la ONU las energías renovables como una de las principales herramientas de la lucha contra el cambio climático y sigue presionando a los gobiernos regionales para impulsar el uso de las energías limpias.

Mark Ruffalo: activo defensor contra la técnica de fractura hidráulica, también llamada fracking, por la cual se inyectan en la tierra productos químicos tóxicos que contaminan el suelo y el agua de las zonas explotadas.

Robert Redford: principal defensor de la energía solar, lleva actuando en la ecología desde 1975. Fue el fundador del Festival de Sundance en el 1980 y se unió a las filas de “Vote Solar” consiguiendo que el gobierno de San Francisco invirtiera 100 millones en energías renovables.

En conclusión, la fama no siempre viene acompañada de excesos y escándalos mediáticos, las estrellas también se preocupan por el porvenir de nuestro planeta. Pero recordemos que no hace falta ser un actor famoso para luchar por el medioambiente, todos podemos abogar de una forma u otra para la defensa de nuestro gran ecosistema.

¡Forma parte de la energía viva!