¿Cómo afecta la producción de energía al medio ambiente?

Hoy en día la energía eléctrica es una necesidad de primer orden y no podemos prescindir de ella. La necesidad imperiosa de generar electricidad de cualquier forma conlleva un impacto medio ambiental catastrófico a nivel mundial, es por este motivo que debemos conseguir energía de una manera sostenible para un futuro respetuoso con el medio ambiente.

Antaño, para generar energía, se utilizaba la madera y el carbón. Conforme las grandes ciudades crecían hacía falta una producción mayor ya que la demanda también iba en aumento. Es en este contexto es en el que se empiezan a utilizar fuentes de energía más productivas y también más perjudiciales para el planeta como el petróleo y algunas otras.

El uso sostenido en el tiempo y cada vez más en aumento del petróleo, entre otras, deriva en esta situación actual de insostenibilidad energética y de un alto componente contaminante.

En el siguiente punto revisaremos cuáles son las principales fuentes de generación de energía más perjudiciales para el medio ambiente:

  • Centrales térmicas: debido a la quema de combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo, generan emisiones de CO2 causando una contaminación atmosférica y que deriva en un efecto invernadero global y la lluvia ácida.
  • Energía nuclear: las centrales nucleares tienen el problema que producen residuos radioactivos altamente contaminantes de difícil y costoso tratamiento.
  • Ciclos combinados: al ser alimentados con gas natural, el mayor impacto ambiental es la combustión, explotación de los yacimientos, contaminación de aguas y suelos. Aunque también un impacto en los ecosistemas por los que pasan los gasoductos.
  • Energía biomasa: además del impacto medio ambiental de combustión y contaminación atmosférica, hay que sumarle una pérdida de vegetación, destrucción de biodiversidad, erosión del suelo, disminución de retención de agua, etc...
  • Energía eólica: la instalación de grandes parques eólicos tiene un impacto medio ambiental que recae directamente en la fauna local y el empobrecimiento del suelo.
  • Energía hidráulica: los dos principales problemas de la construcción de embalses y presas son la fragmentación y pérdida de hábitats, y la perturbación a la flora y fauna.

Alternativas menos contaminantes

Esta insostenibilidad energética producida por la capacidad finita de los recursos como el petróleo y la concienciación de su alta contaminación por parte de la sociedad, ha llevado al ser humano a la utilización de otras fuentes de energía más sostenibles e infinitas como las renovables.

La continuación del ritmo de uso energético que llevamos en la actualidad es superior a la capacidad del planeta para producir materia prima, de que abastercernos, de tal modo que seguir a este mismo paso de consumo supondría el agotamiento próximo de las principales fuentes de energía que conocemos actualmente.

De ahí surgen alternativas renovables como:

  • Energía solar, procedente del Sol.
  • Energía eólica, proveniente del viento.
  • Energía hidráulica o hidroeléctrica, derivada de las corrientes de agua o saltos naturales de la misma.
  • Energía geotérmica, surgida del aprovechamiento del calor calor interno y natural de la Tierra.
  • Energía maremotriz, resultante del movimiento del agua en las subidas y bajadas de las mareas.
  • Energía azul u osmótica, también procedente del agua pero en este caso es obtenida de la diferencia en la concentración de la sal entre el agua de mar y el agua de río.

Cada vez son más los lugares donde se implantan estructuras para la generación de una de estas energías renovables anteriormente mencionadas. Aunque al principio la instalación requiera de una gran inversión, a largo plazo todo son ventajas.

Primero porque consumes una energía renovable y por tanto respetuosa con el medio ambiente, de tal forma que contribuyes a la sostenibilidad y mejora del planeta; y segundo, porque el ahorro económico es real. A lo largo de los años se amortiza la inversión inicial por completo y disminuye el precio final en los recibos de la luz.

Pero el cambio en la utilización de energías convencionales a renovables no prosperará si no cambiamos nuestro ritmo de vida por un modelo más sostenible no solo energéticamente, sino en todos los aspectos que puedan contribuir a la mejora de un planeta cada vez más dañado por nuestros consumos irresponsables de materias primas.

En Nabalía Energía ya te ofrecemos la posibilidad de empezar a disfrutar de un consumo más responsable de energía y para ello te ofrecemos alternativas renovables. No esperes y súmate al cambio sostenible.

¡Forma parte de la energía viva!