Asesoría energética: la clave de la eficiencia de tu empresa

Una auditoría energética es una de las formas más inteligentes, prácticas y eficientes de reducir el importe de la factura mensual de tu empresa. Sigue leyendo.
Asesoría energética: la clave de la eficiencia de tu empresa

Índice de contenidos

La asesoría energética se puede llevar a cabo tanto para empresas como para hogares, analizando el estado y nivel de eficiencia actual. Con unos cambios podemos empezar a ahorrar. ¿Quieres conocer todas sus ventajas?

¿En qué consiste una asesoría energética?

Lo que se pretende al realizar una auditoría energética es obtener todos los datos necesarios que ayuden a detectar —para subsanar posteriormente— cualquier tipo de problema que afecte al consumo energético de la empresa. De esta forma, se podrán tomar medidas de eficiencia energética que puedan mejorar el rendimiento del negocio y disminuir el gasto de energía reflejado mensualmente en las facturas de luz.
Estas auditorías son realizadas por un asesor energético profesional que se encuentra capacitado para saber reconocer los puntos débiles de su instalación — ingenieros o arquitectos —.

¿Quiénes pueden optar por una asesoría energética?

A pesar de que suelen realizarse en fábricas y edificios grandes, es posible hacerlo también en viviendas o comunidades de vecinos que quieran analizar su consumo y ahorrar unos euros en sus suministros eléctricos.
Aquellas empresas de más de 250 trabajadores o cuyo volumen supera los 50 millones de euros deberán realizarla obligatoriamente según el Real Decreto 56/2006.

¿Cómo se realiza una auditoría energética?

  1. Identificar el edificio o vivienda a analizar.
  2. Planificación donde se pueda ver las diferentes acciones que se van a realizar, separados por etapas.
  3. Presentación del documento preliminar donde consten los objetivos y el motivo.
  4. Realización de la certificación energética si no existiera.
  5. Definición constructiva del edificio en base a los criterios técnicos.
  6. Análisis de los elementos constructivos, se valora su posible modificación.
  7. Auditoría energética donde se recopilan datos energéticos basados en consumo o vida útil, además del gasto energético y coste económico.
  8. Averiguaciones y preguntas necesarias a los propietarios con el fin de obtener la máxima información.
  9. Realización de la propuesta de mejora en base a los pasos previos —después de haber analizado por completo el lugar—.
  10. Redacción del informe de la asesoría energética que se entregará al cliente. En él se detallan los pasos a seguir y las propuestas de mejora para cada uno.

Ventajas de una asesoría energética

  • Realizada la asesoría, la empresa o vivienda recibirá su Certificado de Eficiencia Energética — requisito obligatorio para poder vender o alquilar cualquier inmueble— con una validez de 10 años. En él se asignará la clasificación energética correspondiente en función de la eficiencia. La letra A será la más eficiente y la G la menos eficiente.
    Conoce cómo obtener el certificado para tu vivienda, aquí.
  • Detección de fugas y análisis de sistemas de calefacción
  • Valoración del rendimiento energético de los electrodomésticos y aparatos electrónicos del inmueble para saber si es necesario repararlos o modificarlos por unos más eficientes.
  • Por último, se analizan las compañías y tarifas disponibles de la zona. Muchas veces, elegir una tarifa mejor es la solución que más ahorro trae.

En Nabalia queremos ayudarte a reducir los costes de tu factura y brindarte soluciones de eficiencia energética. Si estás interesado, contacta o llámanos al 910568469.