¿Cómo reciclar en las empresas?

¿Conoces el tipo de residuos que genera tu empresa y sabes cómo reciclarlos de forma correcta? Léenos y resuelve todas tus dudas.
¿Cómo reciclar en las empresas?

Índice de contenidos

Las empresas, dependiendo de la actividad a la que se dediquen pueden generar unos residuos u otros pero lo importante es saber cuáles se pueden reciclar y cómo.

Cada día, se generan toneladas y toneladas de residuos procedentes de distintos sectores siendo las empresas, por su volumen, las que mayor cantidad producen y, por tanto, su impacto en el entorno es superior.

La clave está en reciclar todos y cada uno de ellos siempre que sea posible con el fin de dar una segunda vida a esos desechos y ahorrar recursos, y sobre todo, energía a la hora de extraer y procesar nuevas materias primas.

Sin más demora, vamos a conocer cuáles son las claves a tener en cuenta para reciclar los distintos tipos de residuos que pueden generarse a diario en cualquier empresa independientemente de su actividad o tamaño.

Conocer el tipo de residuos

Puede parecer una tontería porque seguro estás pensando que conoces a la perfección el tipo de residuos que generas pero en ocasiones, estos no son solo papel o envases de plástico, por ejemplo. Se trata de restos derivados de los procesos productivos que no suelen ser lo típicos que hemos mencionado y, por tanto, su reciclaje y tratamiento es más complicado.

Crear CTS

Centro de Trabajo Sostenible así se denominan a las empresas que han implementado en sus instalaciones puntos limpios y sistemas de recogida selectiva de residuos con el fin de reciclar en origen todos aquellos materiales que pueden acabar abultando montañas de desechos.

¿Cuáles son los residuos que puedes reciclar en tu empresa?

En casi todas las empresas encontramos elementos comunes para reciclar. Aquí te dejamos los más típicos:

Papel y cartón

Todas las empresas, independientemente de su naturaleza, suelen emplear papel o cartón: folios, post-it, cajas de embalaje… Muchas han dado un salto a la digitalización reduciendo el uso de papel para documentos diarios así como utilizar papel y cartón reciclado. No obstante, se trata de un material fácilmente reciclable y en las empresas es fácil ubicar un contenedor para este fin.

Reciclar papel y cartón supone reducir la tala de árboles para extraer la celulosa necesaria para su producción así como los diferentes recursos empleados para su transformación. Asimismo, todo esto es traduce en una menor emisión de CO2 a la atmósfera.

Envases

Los envases y plásticos por el tiempo que tardan en descomponerse en el medio son los principales responsables de la contaminación de mares y océanos en los que se acumulan cada día más cantidad de residuos. Es por ello, que aquellos desechos de embalajes, por ejemplo, o los envases derivados del consumo de empleados requieren especial atención. De igual forma que el papel y cartón, también pueden ubicarse contenedores que permitan reciclar estos materiales en todas las empresas, evitando que acaben en montañas de residuos y favoreciendo su tratamiento y segunda vida.

Cartucho de tinta y tóner

Estos elementos, fabricados a base de plástico, habitualmente, requieren una atención especial pues además contienen químicos ya que no pueden depositarse en la basura convencional, ya que por Real Decreto es obligatorio reciclarlos. Para ello, estos deben llevarse a un punto limpio donde serán tratados o bien ser recogidos directamente en las empresas, pues las compañías suministradoras de cartuchos y tóners, por ley, deben encargarse de su retirada.

Beneficios ambientales de reciclar

Según datos de Ecoembes, 1.453.123 toneladas se reciclaron el pasado 2018 de las cuales, el 75,8% eran envases de plástico; el 85,4% envases metálicos y el 80% de papel y cartón. Esto se traduce en los siguientes beneficios para nuestro planeta:

  • Se dejan de utilizar 6,2 MWH de energía para generar nuevas materias primas.
  • 1,6 millones de toneladas menos de CO2 en la atmósfera.
  • En agua se ahorran 20,3 millones de metros cúbicos.
  • 1,45 millones de toneladas menos de materias primas extraídas.

Como ves, reciclar en las empresas solo requiere de un poco de organización y gestión por parte de la dirección y de concienciación de los trabajadores. A cambio, los beneficios para el planeta son numerosos.