Consejos para elegir tu iluminación led

Si estás planteándote renovar la iluminación de tu negocio u hogar, hay unos puntos que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir tus bombillas. Hoy te damos unos consejos para que no te equivoques.
Consejos para elegir tu iluminación led
La iluminación led ha avanzado tanto que ya encontramos bombillas con rangos de colores, en sensores de movimiento, incluso con WiFi. Existiendo tantas opciones en el mercado, lo más probable es que no tengas claro qué tipo de iluminación led te conviene.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de elegir la iluminación led?

Hay varios aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de elegir la iluminación led, como la estancia donde será colocada; la cantidad de bombillas que habrá; la calidez… No te preocupes, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber para escoger la bombilla perfecta para cada ocasión.

Asegúrate de que estén certificadas

Lo primero de todo que debemos mirar es que disponga de certificado CE y/o ROHS, correspondientes a la certificación europea y a la no emisión de residuos. Solo tienes que buscar ambos logos en la caja. ¿Sabías que las bombillas led no contaminan y pueden reciclarse a diferencia del resto de bombillas?

Diferencia entre estancias frías y cálidas

No es lo mismo iluminar una cocina, una habitación o un despacho. Todas las estancias tienen diferentes necesidades. Por ejemplo, en el caso de una cocina, lo mejor es escoger un tono neutro —entre 4000ºK-4500ºK— mientras que en las oficinas lo mejor es escoger una luz fría —6000ºK—. Para una habitación, lo que buscamos es calidez, por eso mejor una luz cálida —3000ºK-3500ºK—.
La luz cálida nos ayuda a crear ambientes acogedores, perfectos para una habitación; terraza o salón —si tenemos varios tipos de iluminación—. Este tipo de luz ofrece una sensación de bienestar ya que nos recuerda a la luz de una vela o fuego. Por su contra, las luces frías tienen un tono azulado, más similar a la luz nocturna. Estimula el rendimiento, por eso está recomendado en zonas de trabajo o donde se más gran luz.
La luz azul además, es la que ofrece mayor eficiencia lumínica. Justo en el centro encontramos la luz neutra, la más parecida a la luz del sol. Esta es la elección por defecto para cualquier estancia, ya que es la iluminación básica. Con este tono conseguimos que los productos se vean con el tono casi exacto al suyo. Recuerda que la luz cambia la tonalidad de las cosas, algo importante si es para exposición.

Elige el casquillo adecuado

Encontramos todo tipo de casquillos para la iluminación led: desde los convencionales E27 de rosca hasta los MR16 de pincho. Cuando se trata de bombillas empotradas al techo, la mejor elección es el GU10. Este es el estándar que funciona a 220V. Si tu hogar dispone de MR16 significa que es una vivienda antigua y lo más probable es que tenga transformadores para poder usar ese tipo de bombillas, ya que no funcionan a 220V.
Si ese es tu caso, lo mejor es que elimines los transformadores y cambies los casquillos para poder usar GU10. De esta forma, aprovecharás mejor la energía. En el caso de las lámparas de pie o pared, el escogido suele ser el E27 ya que es el estándar. Pero aquí, a diferencia de las luces de techo, no es un problema escoger entre E27 o E14.

La potencia lumínica es importante

La cantidad de luz se mide en lúmenes. Mirando las especificaciones de la bombilla, podemos hacernos una idea de a cuánto equivaldría en halógenas. Por ejemplo, una bombilla led de 3W equivale a 25W de halógeno o una de 8W equivale a 50W de halógeno.
Más potencia implica más luz, por lo que debes tener en cuenta eso cuando escojas la bombilla acorde a la estancia que quieres iluminar. Para zonas más cálidas —como un dormitorio o las luces de lectura de un salón— lo mejor es escoger un punto intermedio, entre 6-7W. Para zonas donde queremos mucha luz —como una cocina—, será necesario algo más, como 12W.
Para que te hagas una idea, en la cocina se recomiendan 5000-10000 lúmenes mientras que en el baño baja hasta 2000-4000. En el salón encontramos dos opciones, 1500-3000 para la zona de dedicada a la tele mientras que la zona del comedor debería estar en 3000-6000. Por último, el dormitorio ronda los 2000-3000 ya que es una habitación donde buscamos menos luz.

¿Necesitas luz focalizada?

Dependiendo del uso que vayas a darle, necesitarás un ángulo u otro. Por ejemplo, si quieres utilizar la iluminación led para alumbrar una vitrina o cuadro, lo mejor es escoger un ángulo de 40º. Así, conseguirás enfocar la luz en un punto concreto.
Pero si lo que buscas es iluminar una habitación, elige 120º de apertura. De esta forma, abarcaremos más espacio. Eso sí, es probable que necesites más de una para iluminar toda una habitación.
En Nabalia Energía nos encargamos de renovar la iluminación de tu local sin que tengas que realizar ninguna inversión. Solicita tu estudio.