La eólica marina u offshore

¿Has oído hablar de la energía offshore? Es una tecnología limpia y sin impacto en la naturaleza que propone generar energía renovable en grandes cantidades. Te contamos más.
La eólica marina u offshore
A estas alturas todos conocemos la energía eólica y su funcionamiento. Los enormes aerogeneradores que cubren grandes extensiones de terreno, normalmente en aquellas zonas del país donde el viento sopla con más fuerza. Pero, ¿sabías que el aire puede alcanzar más velocidad mar adentro y que la energía eólica marina —offshore— existe?

Así es, las rachas de viento en las costas y, especialmente, a cuatro o cinco kilómetros del litoral, superan la velocidad de los vientos registrados en tierra firme. Esto significa que la generación de energía a partir de los molinos instalados en el mar puede ser el doble que la producida por los aerogeneradores terrestres.

Esta forma de producir energía en alta mar se le conoce como energía eólica marina u offshore en inglés.

Eólica marina en España

Hasta hace muy poco tiempo la eólica marina en España era un borrador. Mientras que en otros países europeos como Reino Unido el número de parques offshore alcanzaba los 31 en el pasado 2017; o los 23 y 12 de Alemania y Dinamarca respectivamente, según un informe de la Asociación Empresarial Eólica.

Mientras que en estos países la eólica marina ya es un hecho, en España acaba de despegar con un aerogenerador instalado en las costas de Gran Canaria y que empezó a funcionar el pasado mes de marzo.

La escasa presencia de la eólica marina en nuestro país encuentra su explicación en la profundidad de los mares.

Para que la energía eólica marina u offshore sea eficiente y rentable ha de instalarse aproximadamente a unos cuatro o cinco kilómetros de nuestras costas con el consiguiente inconveniente de la profundidad que se alcanza a esas distancias.

Por el momento, la eólica marina con mayor repercusión y sobre la que más se ha estudiado es la de aerogeneradores fijados al fondo marino. Aunque ya se están empezando a desarrollar los flotantes, construir molinos anclados en el fondo en nuestros litorales supone un desafío importante debido a la elevada profundidad.

Aunque los aerogeneradores de cimentación fija son ya un gran avance, los más competitivos son los flotantes ya que la energía marina es más productiva a 50 o 60 metros de profundidad.

Ventajas eólica marina

  • Energía renovable inagotable y no contaminante.
  • Las rachas de viento y su velocidad en el mar son mayores que en la tierra por lo que la generación de electricidad a partir de aerogeneradores offshore es más eficiente.
  • En tierra firme existen limitaciones en cuanto a tamaño y cantidad de aerogeneradores instalados. La potencia unitaria para estos se consolida en torno a las 3 MW, mientras que los destinados para la energía eólica marina pueden alcanzar hasta 5 MW y en algunos casos 10 MW.
  • El impacto tanto visual como acústico de la energía eólica marina u offshore es mucho menor que el de la onshore (energía eólica en tierra firme), lo que permite aprovechar mayores extensiones de mar.
  • Es mucho más fácil el transporte marítimo de aerogeneradores de grandes dimensiones que en tierra firme, de ahí sus limitaciones de potencia.

En definitiva la energía eólica marina ha dado un salto importante en los últimos años y así lo demuestra la potencia instalada. En 2008 esta no llegaba a los 500 MW, sin embargo, al finalizar el pasado año 2018, la potencia en Europa suparaba los 17.500 MW. Además, España a pesar de disponer de un único parque de energía eólica marina, se establece como uno de los países a la cabeza de las investigaciones y desarrollos de esta tecnología.

Prueba de ello es la primera plataforma marina multiturbina del mundo desarrollada en España. Se le conoce como W2power y ha sido ideada por dos empresas andaluzas —Enerocean y Ghenova— entre otras promotoras.

Gracias a tecnologías renovables como la energía eólica marina, la crisis ambiental que azota a nuestro planeta podría convertirse en un mal sueño en los próximos años.