¿Cómo hacer el mantenimiento de placas solares?

¿Sabías que la suciedad supone hasta un 20% de pérdida sobre el rendimiento de las placas solares? Un correcto mantenimiento de las placas solares no solo hará que rindan a su máxima potencia, sino que, además, alargará su vida útil. Realizarlo es algo sencillo, pero siempre puedes contar con la ayuda de un profesional que revise a fondo tu instalación.
¿Cómo hacer el mantenimiento de placas solares?

Índice de contenidos

Daños que puedan presentar

Una de las averías más comunes son las microfracturas y los puntos de calor. Aunque no tienen por qué repercutir en el rendimiento, suelen hacerse más evidentes y de mayor tamaño a medida que pasa el tiempo. Es entonces cuando pasan de ser una mera microfractura a una grieta y punto de calor.

Otro posible problema es la baba de caracol, conocida así por el rastro que deja. Es una reacción química que provoca que la placa se oxide, haciendo que se decolore. Suele ser similar al rastro que dejan los caracoles, de ahí su nombre. Está relacionado con las microroturas, ya que su existencia indica la existencia de estas.

La suciedad es el problema más sencillo y más abundante cuando se trata de placas solares. Un adecuado mantenimiento de las placas solares supone que rindan al 100% de su capacidad, perdiendo hasta el 20% si están sucias. Este número aumenta a medida que pasan los días. Cuanto más días pasen, peor será su rendimiento.

El cableado suele ser el responsable de muchos problemas. Son los que se encargan de conectar las placas solares con la batería, por lo que es importante verificar que no haya ningún cable en mal estado o deteriorado. Las conexiones erróneas pueden suponer problemas en la producción.

Por eso, estos problemas tan simples se solucionan siguiendo un correcto mantenimiento de las placas solares.

Cómo hacer el mantenimiento de placas solares

Lo primero que debemos hacer es inspeccionar visualmente la instalación. Cables en mal estado, roturas de cristal, baba de caracol… Una vez revisado, debemos verificar que la estructura de las placas solares no está deformada o agrietada.

También debemos asegurarnos de que está bien apretada, ya que en caso de que hubiese algún elemento defectuoso deberíamos sustituirlo.

Por último, debemos verificar la conexión a las baterías. Asegurarnos de que las conexiones son correctas y que no existen anomalías o desperfectos en los bornes. Comprobaremos que el nivel de electrolito de las baterías es el correcto, de no ser así rellenaremos con la cantidad recomendada por el fabricante.

Debemos limpiar también la posible suciedad que haya en los ventiladores.

Recomendaciones para evitar posibles problemas

Si la ubicación es mala, volverán a aparecer problemas en el futuro. La orientación —preferiblemente hacia el sur— y su inclinación —entre 30º y 40º grados— hacen mucho. Además, es importante evitar las sombras en la medida de lo posible. Planificar con antelación tanto el tamaño como la ubicación te ahorrarán problemas en un futuro.

Realizar el mantenimiento de las placas solares cada cierto tiempo puede ahorrarte muchos quebraderos de cabeza. La mala calidad de los componentes e incluso de las placas solares puede dar muchos problemas.

El cableado es el primer problema que puede surgir. Asegurarse de que está en óptimas condiciones cada cierto tiempo evitará que fallen en un futuro.

En Nabalia Energía financiamos la instalación de placas solares para que puedas producir tu energía 100% renovable sin desembolsar un euro. Solicita información aquí sin compromiso y nuestros asesores energéticos te realizarán un estudio gratuito.