Fracking, ¿en qué consiste y qué peligros entraña?

¿Sabes qué es el fracking? Descubre con nosotros en qué consiste esta técnica de extracción de combustibles fósiles y qué consecuencias podría tener.
Fracking, ¿en qué consiste y qué peligros entraña?
De todos es sabido que el uso de combustible fósiles es el origen de un amplio abanico de problemáticas que asedian el porvenir de nuestra sociedad, su economía y el medioambiente. No solo hemos construido prácticamente casi todo nuestro sistema económico sobre un pilar fósil que está viendo sus reservas mermadas por segundo, este tipo de energía está dañando el medioambiente de muchísimas maneras —calentamiento global, contaminación del aire,…— y provocando numerosos conflictos sociales.

Y por si fuera poco, consumirlo no es la única fuente de efectos nocivos para nuestro planeta, el mero hecho de extraer estos combustibles fósiles puede causar daños en ocasiones irreparables para la propia madre naturaleza. En esta ocasión hablaremos del fracking, también conocido como fracturación hidráulica, un sistema de explotación que deja huella en nuestra corteza terrestre.

¿Qué es el fracking?

El fracking, también conocido como fracturación hidráulica, es una técnica que permite extraer o aumentar la cantidad extraída de gas y petróleo reservados en el subsuelo de forma antes inaccesible.

El fracking consiste en inyectar agua a muchísima presión —mezclada con determinadas sustancias químicas— a través de un tubo perforado, entubado y cementado —ya sea vertical u horizontal, dependiendo del terreno— para, de ese modo, superar la capa de roca del fondo del pozo y generar una fractura controlada que permita acceder y aprovechar el combustible de una formación subterránea.

El fracking, como práctica habitual de la industria del combustible, se ha ido extendiendo desde el año 2010, así como ganando tanto defensores como detractores. Uno de los paises en los que esta práctica está más normalizada e implementada es Estados Unidos.

Por lado, los partidarios del fracking defienden que esta técnica no conlleva ninguna consecuencia adicional o más grave que cualquier otra técnica de extracción de combustibles fósiles. Sin embargo, sus detractores mantienen que la fracturación hidráulica puede ser la responsable de numerosos impactos ambientales como la contaminación de acuíferos,de la atmósfera y sonora, un enorme gasto de un recurso tan vital como el agua, vertidos nocivos acumulados en la superficie, efectos muy negativos sobre la salud de los trabajadores o cualquier persona expuesta a dicha actividad e incluso un aumento de terremotos.

El impacto ambiental del fracking

Como ya hemos dicho, el fracking es un sistema para extraer combustibles fósiles que puede estar causando muchísimas y graves problemáticas para el medioambiente y para la salud de todos los seres vivos:

  • Contaminación de agua, aire y suelo. El fracking puede ser la fuente de emisiones de gases contaminantes y nocivos a la atmósfera, entre ellos el conocido cancerígeno benceno, así como fugas de aguas residuales debido a construcciones de mala calidad o prácticas descuidadas e irresponsables. Además, a dichas emisiones se suman las que provienen de la maquinaria y los vehículos de la planta necesaria para ejercer la fracturación.
  • Ocupación del terreno. La suma de plataformas de perforación, aparcamientos, diferentes equipos, instalaciones e infraestructuras de transporte de los combustibles ocupan una gran cantidad de terreno.
  • Emisiones de gas metano. Se han registrado fugas de nocivo gas metano hacia otras fuentes de agua naturales. Este hecho puede ser muy perjudicial para la calidad del agua e incluso ser la causa de explosiones.
  • Terremotos inducidos. El fracking genera microsismos que, en un principio, eran demasiado pequeños como para poder apreciarse. Sin embargo, estos sismos han ido creciendo en número y potencia. En Estados Unidos se produjeron 50 terremotos en 2009, mientras que en 2010 dicha cifra creció hasta los 87.
  • Radiación. Las aguas residuales fruto del fracking poseen elevados niveles de radiación que pueden afectar a la salud de los seres vivos.
  • Consecuencias para la salud. Las consecuencias negativas del fracking para cualquier ser vivo expuesto pueden ser desde la infertilidad hasta defectos en el feto o cáncer, entre muchos otros.
  • Contaminación acústica. Las actividades de fracturación hidráulica se caracterizan por ser extremadamente ruidosas, lo que puede alterar y degradar el paisaje y el ecosistema local.

Como ves, el fracking es una práctica de extracción de combustibles fósiles relativamente nueva pero que, por si los efectos negativos de las más tradicionales no fuesen suficiente, incluye nuevos peligros para la salud de las personas, los animales y el mismo medioambiente.