¿Qué puedes hacer como empresa por la transición energética?

Las empresas, como actores principales en la producción y consiguiente contaminación tienen un papel elemental en la transición energética. Veamos cómo pueden actuar.
¿Qué puedes hacer como empresa por la transición energética?

Índice de contenidos

Años y años de explotación de recursos sin control, sin una gestión acorde de los desechos y sin tener en cuenta la capacidad de la Tierra tanto para reducirlos como absorberlos, dan lugar a una necesidad que hoy conocemos como transición energética pero, ¿sabes en qué consiste?

La transición energética no es más que un profundo cambio del modelo energético actual que conocemos basado en las fuentes no renovables. Engloba muchas acciones pero todas con un mismo fin: revertir los efectos del cambio climático y consumir recursos naturales con responsabilidad.

Este concepto propone un cambio no solo ambiental sino social y económico. Un modelo energético basado en las energías renovables además de cuidar del planeta, mejora la calidad de vida de las personas al crear entornos libres de contaminación y fomenta el desarrollo de las zonas donde se impulsan las fuentes inagotables de energía.

Se trata de un proceso paulatino de transformación como decimos a muchos niveles y donde los diferentes actores tiene cosas que aportar. En por ello, que hoy hablaremos del papel de las empresas en el camino de la transición energética.

Producción eficiente

El primer paso a seguir por una empresa que busca contribuir en la transición energética es transformar sus procesos de producción hasta convertirlos en lo más eficientes posibles. Se trata de conseguir una producción mediante un uso responsable de la energía y que, por supuesto, minimice al máximo su impacto ambiental, para lo que es fundamental aprovechar los recursos que emplea y contratar compañías de energías renovables.

Gestión responsable

Gestionar adecuadamente tanto los recursos empleados como la energía o los desechos generados tras la producción.
Por un lado, reducir el consumo energético para lo que será necesario adoptar medidas de eficiencia energética y revisar todos los componentes que forman parte de la instalación para que su funcionamiento sea el correcto.

Por otro, gestionar los residuos industriales atendiendo a las normas establecidas y a su clasificación según el tipo de desecho que sea para evitar que acaben en la naturaleza.

Movilidad sostenible

Las grandes empresas, por ejemplo, que necesitan transportar mercancías también tienen mucho que hacer por la transición energética a la hora de reducir las emisiones contaminantes derivadas del uso de transportes.

Optimizar las rutas para hacerlas más eficientes y transportar sus productos desde el origen hasta el destino reduciendo el uso de combustible.

Así, también pueden realizar revisiones periódicas a sus vehículos para que estén en perfecto estado y no consuman más de lo necesario.

Y, por último, renovar la flota poco a poco para lograr una mayoría de transportes de bajo consumo cuya contaminación sea lo más baja posible.

Sin duda, trabajar para contribuir a la transición energética es todo un reto pero que también plantea diferentes oportunidades para los negocios como el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoren sus productos así como sus procesos, alcanzando, incluso nuevos modelos de negocios.

Desde Nabalia Energía apoyamos e impulsamos la transición energética ofreciendo soluciones de eficiencia energética para las pymes y grandes cuentas así como ayudando a optimizar las instalaciones para reducir el consumo.