¿Qué sistema de calefacción me conviene?

Cada día bajan más las temperaturas, es cuestión de tiempo que necesitemos calentar nuestros espacios, ¿sabes cuál elegir?
¿Qué sistema de calefacción me conviene?

Índice de contenidos

Caldera de gas, calefacción eléctrica, suelo radiante, radiadores… Existen muchas opciones en el mercado, lo cual puede hacer que nuestra decisión sea más complicada. ¿Sabes cuál es el sistema de calefacción que mejor se adapta a tus necesidades?
Elegirlo no debería ser una odisea, por eso hoy vamos a explicarte de forma sencilla cómo puedes encontrar el mejor sistema de calefacción para tu hogar.

Si tu vivienda dispone de gas…

Es el sistema de calefacción más utilizado en España ya que llega por todo el país. A diferencia de las bombonas de butano, no tenemos que preocuparnos por el espacio ni por quedarnos sin reserva. El gas llega directamente a tu hogar por las tuberías, la caldera calienta agua y se envía a todos los radiadores instalados en tu hogar.
Su ventaja es que el calor es instantáneo, agradable y homogéneo. Sólo debemos recordar realizar una purga antes del inicio de la temporada de invierno, así nos aseguramos de su eficiencia sea la que toca.
Además, el coste del gas es bastante bajo comparado con el coste de la electricidad. Si la vivienda no tiene la instalación hecha, hará falta realizar obras para ello.
¿Cuál es la desventaja? Si estás en una zona donde no haya acceso de gas, tendrás que almacenar el combustible. Para ello puedes usar tanto bombonas como tanques de almacenamiento, siendo estos últimos mucho más prácticos —ya que solo los rellenamos una o dos veces al año, dependiendo del uso que le demos—.

Si vives en un piso pequeño o en climas cálidos…

Este sistema de calefacción es el más sencillo de instalar ya que no requiere de obras, solo deberás colocar los radiadores en la pared. Se trata de radiadores eléctricos, además podemos optar por radiadores móviles que no necesiten instalación. ¡Sin obras ni agujeros!
Es una buena opción si el clima donde resides es cálido y no necesitas hacer mucho uso de la calefacción. También es interesante su instalación en segundas viviendas o pisos pequeños. Recuerda que contra mejor sea el aislamiento, más rápido se calentará la estancia.
No recomendamos su uso en viviendas grandes ni climas fríos, ya que al depender de la electricidad hace que se eleve su coste mensual.

Si vives en una zona de mucho frío…

Instalar suelo radiante en tu hogar puede ser muy útil si los inviernos son largos y duros. La caldera calienta agua que pasa a través de unas tuberías instaladas en el suelo, calentando todo tu hogar. Su ventaja es que proporciona aislamiento térmico, ayudándote a ahorrar entre un 10% y un 30% de consumo.
A pesar de ser un buen sistema de calefacción, el coste de instalación es elevado ya que es necesario levantar el suelo de toda tu casa. Recomendamos su instalación si vas a hacerlo en tu vivienda habitual, ya que rinde mejor cuando se usa ininterrumpidamente.

Si buscas una opción para tu segunda vivienda…

Las bombas de calor son la opción más vendida, ya sea para tu vivienda habitual tanto como para segunda vivienda. Utilizar radiadores eléctricos es una buena opción cuando hablamos de segunda vivienda, debido a su bajo mantenimiento y coste de instalación.
Aunque no es la única opción, instalar un aire acondicionado es rápido y barato hoy en día. ¿Su desventaja? Notarás como reseca el ambiente, además de que algunos modelos hacen más ruido que otros.
Su ventaja es la rapidez ya que calientan la estancia muy rápido, aunque no es recomendable si es una vivienda grande o queremos calentar todo nuestro hogar. Además, contaremos tanto con aire caliente como frío, algo que el resto de opciones no nos ofrece.
También puedes optar por la aerotermia, un sistema que sirve tanto para el frío como el calor.