Ventajas y desventajas del hidrógeno como combustible

Hoy en día está muy de moda buscar formas alternativas de producir energía más allá de las convencionales y limitadas. Hay muchas maneras de cambiar la forma en la que consumimos energía. ¡Veamos los puntos fuertes y débiles del hidrógeno como combustible!
Ventajas y desventajas del hidrógeno como combustible
Actualmente es indispensable ser sostenible con el planeta y conseguir ahorrar energía y dinero por el camino. Es importante saber que tenemos múltiples opciones para contribuir en reducir el cambio climático.
No obstante, se ha de tener en cuenta que el hidrógeno no se puede tratar como una fuente de energía renovable (ni como una energía en sí misma), como sí lo son la energía solar, eólica, biomasa…
Para descubrirlo, tenemos que empezar por el principio.

¿Qué es el hidrógeno y cómo se obtiene?

El hidrógeno no es una energía en sí misma sino que se considera un vector energético. Es decir, no es un elemento que se puede extraer de la naturaleza, por lo que es un combustible que se tiene que obtener a partir de otras fuentes y compuestos químicos; como son el agua, el gas, el alcohol, los hidrocarburos, la biomasa, etc. No obstante, separar el hidrógeno de estos elementos no es sencillo. ¿Cómo se hace? Se puede producir a través de dos maneras:
En primer lugar encontramos el proceso de reformado, a través de gas natural con vapor de agua. Éste es el más utilizado actualmente. ¿Problema? Es perjudicial para la atmósfera porque produce emisiones de dióxido de carbono.
En segunda instancia tenemos el método electrólisis. Consiste en hacer pasar una alta corriente eléctrica externa a través del agua para separar los átomos de oxígeno e hidrógeno. El fallo que tiene es que se necesita mucha electricidad, por lo que es caro, además de las emisiones de carbono.
Estas emisiones se pueden evitar si la electricidad utilizada proviene de energías renovables.

¿Qué ventajas e inconvenientes ofrece?

Por una parte, es una fuente de energía limpia si se extrae adecuadamente como se ha dicho anteriormente. Además no es tóxico ni corrosivo.
Cabe destacar, también, que es muy eficiente. Tiene un poder calorífico por cada kg de combustible que es tres veces superior a la mayoría de las fuentes de combustible de origen fósil.
Entrando en las desventajas, es importante mencionar que es muy difícil de almacenar y transportar. Además, como se ha comentado anteriormente, tiene un elevado coste de producción, ya que es un tipo de energía que tiene que fabricarse.
Finalmente, hay que tener cuidado con qué materiales se utiliza porque puede ser peligroso y se dispersa muy rápidamente.

Nabalia Energía responde a todas tus dudas

Si todavía estás dudando y tienes ganas de saber más sobre el tema. En Nabalia Energía nos preocupamos para que tomes la mejor decisión para producir energía, desde la diversidad de tarifas de luz y gas hasta alternativas eficientes.
¡Empieza a ser sostenible y a ahorrar en el proceso!