Little Sun o cómo conseguir que la luz sea para todos

En pleno siglo XXI suena impensable que una acción tan simple —para una persona como tú que está leyendo este post y que por tanto tiene acceso a la red—, como encender un interruptor no sea posible en algunos lugares del planeta.

La cifra de personas que no disponen de corriente eléctrica en sus hogares asciende a más de un billón en todo el mundo, un dato que han tratado de revertir los creadores de Little Sun.

¿Qué es Little Sun?

Little Sun es un proyecto desarrollado por el artista Olafur Eliasson y el ingeniero Frederik Ottesen que consiste en una lámpara LED portátil alimentada por energía solar que tiene como fin la democratización del acceso a la corriente eléctrica.

Little Sun ha sido creado para llevar luz a lugares como como India, Nigeria, Etiopía, Bangladesh, República Democrática del Congo o Indonesia, donde sus habitantes se enfrentan a enormes dificultades a la hora de conseguir iluminación.

Este LED que requiere del Sol para su funcionamiento cuenta con una autonomía de hasta 5 horas de luz y una vida útil de 3 años aproximadamente. Además, una de las características más importantes de este invento es que se trata de una lámpara no contaminante, a diferencia de las de queroseno utilizadas anteriormente en numerosos países donde no llega la corriente eléctrica.

El coste de Little Sun, poco más de 20 euros, es reinvertido en la creación de más dispositivos como este y en la distribución de los mismos por diferentes poblaciones.

Por tanto, el objetivo único y principal de esta lámpara LED solar es proporcionar luz a esos lugares más vulnerables, llegando en la actualidad a alumbrar hasta un millón y medio de personas en todo el planeta.

Ventajas de Little Sun

Entre las ventajas de esta alternativa encontramos una forma de llevar la energía eléctrica a cuantos más lugares posibles y ofrecer la posibilidad de alumbrar los hogares y comercios más remotos de la Tierra. Little Sun es sinónimo de luz para todos.

Además de llevar la luz a distintos países con dificultades para acceder al tendido eléctrico, Little Sun lo hace de una forma ecológica y sostenible. Su lámpara LED y la energía solar como fuente única de alimentación hacen de este invento una alternativa respetuosa con el medioambiente.

Y lo mejor de todo es que la llegada de luz a los lugares más recónditos lleva consigo la mejora en distintas esferas sociales como pueden ser la educación, el trabajo o la sanidad.

¡Forma parte de la energía viva!