¿Qué es la biomasa y qué ventajas nos ofrece?

La energía de biomasa o bioenergía es otra de las energías renovables que surgen como alternativa a las energías convencionales. ¿Sabes en qué consiste exactamente? Te contaremos todo lo que necesitas saber.

Es probable que alguna vez hayas utilizado madera para calentarte por lo que has empleado biomasa como fuente de energía sin saberlo. Desde tiempos remotos se ha utilizado la biomasa como fuente de energía pero la llegada de los combustibles fósiles hizo que perdiera popularidad esta energía renovable

Así, la biomasa es esa materia orgánica que encuentra su origen en el mundo vegetal o animal, sobre todo proveniente de los residuos y desechos orgánicos que pueden ser empleados para extraer energía de ellos.

¿Cómo se forma la biomasa?

Ya hemos dicho que la biomasa es materia orgánica que proviene de plantas y animales, es decir, de microorganismos. Pero, ¿cómo se forma la biomasa?

Las plantas realizan la fotosíntesis, un proceso a partir de cual acumulan energía solar y cuando los animales ingieren vegetales también la absorben. Así, la energía solar queda almacenada en forma de materia orgánica la cual es recuperada de nuevo mediante la combustión directa de donde se obtiene energía térmica o eléctrica.

Otra forma de recuperar la energía solar contenida es a partir de las transformación de la materia en biocombustibles como pueden ser biogás o biodiesel con el fin de conseguir energía mecánica.

Tipos de biomasa

Según su origen encontramos tres tipos de biomasa:

Natural

La materia para la obtención de biomasa natural procede de la naturaleza como por ejemplo la madera derivada de la limpieza de bosques o restos de plantaciones.

Residual

La biomasa residual es aquella que se obtiene de los residuos resultantes de la actividad humana como procesos derivados de la agricultura, ganadería, industria... Un ejemplo de ello pueden ser la cáscara de las almendras, el serrín, el hueso de las aceitunas o los restos de la poda de árboles frutales.

Este tipo de biomasa contribuye al reciclaje de elementos así como la reducción de residuos.

Cultivos energéticos

El tercer tipo de biomasa es obtenido a partir de cultivos energéticos, es decir, de cultivos dedicados exclusivamente a la obtención de energía o también utilizarlos como materia prima para producir otras sustancias combustibles.

Este tipo de biomasa está condicionada por la climatología y además se requieren grandes extensiones de tierra para la plantación de cultivos.

También existe la biomasa acuosa y es aquella que procede de las plantas acuáticas y algas.

Todos estos tipos de biomasa se transforman a partir de procesos mecánicos, termoquímicos y biológicos que dan lugar a productos como pellets o astillas para producir calor, biogás para electricidad renovable o biodiesel y etanol.

Ventajas de la biomasa

La biomasa como energía renovable que es cuenta con numerosas ventajas entre las que podemos destacar:

  • Limpieza forestal para la obtención de materia que convertir en biomasa.
  • La utilización de materiales para conseguir biomasa es sinónimo de reciclaje y reducción de residuos, al convertir desechos en recursos energéticos.
  • Como las demás energías renovables, la explotación nacional reduciría la dependencia energética exterior.
  • Bajo coste y mayor estabilidad ya que no depende de factores geopolíticos.
  • Reducción emisiones de dióxido de carbono.

Según el Observatorio de Biomasa y los últimos datos de los que disponen, en 2017 en España se contaba con un total de 1.106.204,4 kW de potencia de biomasa instalada lo que supuso dejar de emitir 3.849.639,2 toneladas de CO2.

En definitiva, la biomasa utiliza casi cualquier residuo ya sea natural o generado por acción humana y lo transforma en recursos para producir energía.

¡Forma parte de la energía viva!