Formas de obtener energía que ni imaginabas

La transición de las energías convencionales a las renovables es inminente debido al deterioro que sufre nuestro planeta. Es por ello que obtener energía limpia se convierte en el principal objetivo.

La Unión Europea ha lanzado un nuevo documento oficial —Directiva Europea 2018/844— donde se compromete a “establecer un sistema energético sostenible, competitivo, seguro y descarbonizado”.

En este documento se recoge las necesidad de actuar de forma sostenible y responsable por parte de todos los actores. Entre esas urgencias encontramos “aumentar la proporción de energía renovable consumida”, descarbonizar Europa o aliviar la pobreza energética que aún sigue afectando a más de 50 millones de hogares en el continente.

Mientras se materializan todas las propuestas por alcanzar la sostenibilidad y la eficiencia energética en el planeta, hay personas que no paran de crear nuevas formas de obtener energía. Aquí os enseñaremos algunas.

Obtener energía a partir del cuerpo humano

Son varias las formas de obtener energía que se han desarrollado y que tienen como principal generador el cuerpo humano.

Una de ellas es la generación de energía a partir del calor del cuerpo. Para ello se aprovecha la diferencia de temperatura que existe entre el cuerpo y el aire.

Es un paso que ya se contempla en las actuales casas pasivas para mantener una temperatura óptima en el interior de la casa a partir del calor que desprenden las personas y que se lleva a cabo mediante sistemas de renovación del aire para mantener la calidad del mismo.

Además de calor también podemos obtener energía cinética de nuestros cuerpos y convertirla en electricidad. Al realizar nuestras tareas cotidianas realizamos movimientos que generan energía y que normalmente no aprovechamos.

Esto es lo que se denomina como piezoelectricidad, que no es más que la capacidad de algunos materiales de generar energía eléctrica cuando son presionados o perciben algún movimiento que activa un campo eléctrico. Normalmente son una especie de cristales que se insertan en determinadas superficies y que son capaces de producir electricidad en su superficie al entrar en contacto con otro objeto que ejerce presión.

De este modo se podría obtener energía lumínica al caminar por baldosas con materiales piezoeléctricos.

Otro ejemplo de producción de energía limpia y a partir del cuerpo humano es el “ecogym” un nuevo concepto de gimnasios en los que se utiliza el movimiento generado por los usuarios en sus ejercicios para generar energía.

Obtener energía de los crematorios

Esta idea surgió en Suecia y se trata de capturar el calor que se genera en la cremación de un cadáver. Esto es posible gracias a las elevadas temperaturas que se alcanza en estos hornos y cuyos gases no pueden ser expulsados directamente sino que han de pasar por unas tuberías para ser enfriados. En este proceso de enfriamiento se calienta agua que es utilizada para hacer funcionar la calefacción, por ejemplo.

Obtener energía de la basura

Uno de los principales problemas que afecta al planeta es la generación descontrolada de residuos que acaban formando parte de extensos vertederos y que por tanto generan contaminación.

Además de reutilizar y reciclar muchos de esos objetos que acaban en el cubo de la basura otra forma de evitar la generación masiva de residuos es utilizarlos para generar energía. Esto es posible gracias a un proceso de transformación de los desechos tras el cual se genera metano, un gas que puede ser aprovechado para obtener energía.

Obtener energía de algas y medusas

Es posible obtener energía solar gracias a las medusas y las algas, pero veámos cómo.

Las medusas tienen en su interior una proteína verde fluorescente, GFP por sus siglas en inglés, que las permiten emitir luz. Esta proteína podría ser utilizada para la creación de células solares lo que reduciría sus costes favoreciendo así la energía solar.

Por otro lado, las algas también puede ser una fuente para obtener energía. Las algas, como las plantas realizan la fotosíntesis. A través de la fotosíntesis las algas captan el CO2 de la atmósfera y liberan oxígeno y azúcares que emplean para crear sustancias como aceites, por ejemplo. Es este aceite el que se utiliza para crear biocombustibles.

Obtener energía a partir de las algas es una alternativa que se encuentra en permanente estudio ya que además de proporcionar energía ayudan a eliminar las elevadas cantidades de CO2 que se encuentran en la atmósfera y que es causante del efecto invernadero.

Obtener energía solar del espacio

Uno de los problemas a los que se enfrenta la energía solar es el clima cambiante. La meteorología afecta a la producción de energía a partir de la fuente solar y por ello se está investigando enviar los paneles solares al espacio, por encima de la atmósfera, donde la climatología no sería un inconveniente.

Estas son solo algunas formas innovadoras de obtener energía y aunque la mayoría de ellas se encuentra aún en investigación o fase de prueba suponen una alternativa sostenible y ecológica de conseguir la energía necesaria para abastecer al mundo. 

Tú como consumidor puedes optar por consumir energía renovable, algo sencillo gracias a eGREEN

¡Forma parte de la energía viva!