¿Qué son los productos sostenibles?

Son productos que satisfacen las necesidades del consumidor a lo largo de su vida útil reduciendo el impacto medioambiental en comparación con los convencionales, ya sea con materiales alternativos o reciclados.

Para que un producto sostenible tenga éxito y no caiga en el olvido, tiene que ser viable y darle un beneficio al consumidor y a la cadena de producción del mismo. Además, tiene que suponer una ventaja social, económica y ambiental.

Retos del eco-diseño:

  • Resistencia y durabilidad de todo ciclo de vida de un producto.
  • Multifuncionalidad, reutilizable y reciclable.

  • Reducción de costes; menos recursos = menos emisiones.

Ejemplos de productos sostenibles:

  • Usar los restos de la producción de café para hacer pellets de biomasa los cuáles tienen un 20% mas de poder calorífico y tienen una mejor relación calidad-precio.

  • Fabricación del relleno de los neumáticos a base de cáscara de huevo y piel de tomate, que supondría una menor dependencia del petróleo y de la misma forma evitar el desperdicio de los alimentos.

  • Bolsas biodegradables y compostable procedentes del almidón vegetal.

  • Uso de fibras vegetales para el aislamiento como el corcho, celulosa, etc.

  • Utilizar áridos reciclados y fibras de polipropileno que mejoran la resistencia del hormigón para hacer un menor uso de las barras de acero del armado.

  • Bioplástico hecho con la cascara de plátano para crear materiales aislantes de cables y prótesis médicas.

 

¡Forma parte de la energía viva!