¿Qué son los productos sostenibles?

Un producto sostenible es aquel que ha sido generado en consonancia con el medioambiente, a través de procesos limpios no contaminantes, optimizando la energía empleada y respetando los derechos de las personas que han intervenido en los procesos de producción.

Vivimos en un mundo donde la producción tanto de bienes como de servicios se realiza de manera descontrolada en la mayoría de ocasiones y bajo condiciones laborales cuestionables. Por ello, pararnos un momento y observar el modo de producción masiva existente en el sistema capitalista nos lleva a replantearnos nuevas formas y procesos que cuiden y respeten el medioambiente y los derechos fundamentales de las personas implicadas en las distintas actividades.

De este modo estaremos garantizando permanencia de la tierra en el caso de la agricultura pues esta supone el único modo de vida de numerosas comunidades en el mundo.

Pero por norma general, no es la actitud de producción responsable y sostenible la que impera aunque cada vez son más las organizaciones que se suman a este modo de obtención de productos. Las grandes multinacionales sobreviven gracias a la producción masiva sin tener en cuenta los costes y efectos negativos que esto tiene para nuestro planeta y las condiciones, muchas veces, poco aconsejables a las que se enfrentan los trabajadores.

Prácticas que favorecen actividades de producción sostenible

Apuesta por el comercio justo, una forma de mercado promovida por ONGs y actores sociales que implica una relación voluntaria y sobre todo justa y apropiada entre productores y consumidores. Se trata en definitiva de pagar un precio acorde con el trabajo que hay detrás de la producción de un bien o servicio sin devaluar el esfuerzo que esto supone.

Así evitaremos el desprecio y la devaluación de la actividad de los productores al vender a un bajo precio sus productos a grandes empresas, sin apenas obtener un beneficio justo.

El comercio de proximidad es otra buena opción para favorecer el consumo de productos sostenibles. Mejor comprar la verdura al tendero de nuestro barrio que sabemos que la acaba de recolectar y que será saludable que comprar vegetales y hortalizas que han realizado miles de kilómetros hasta llegar al supermercado. De esta forma favorecemos al pequeño productos y evitaremos los derroches de energía y la contaminación que supone el recorrido kilométrico de ciertos productos.

Ventajas de consumir productos sostenibles

  • Evitamos la contaminación por producción masiva, apoyando la generación de recursos a partir de procesos limpios y sostenibles.
  • Mantenemos y cuidamos el medioambiente al tenerlo en cuenta en los procesos productivos.
  • Reducimos las desigualdades al promover los derechos de los que todo productor dispone y los cuales no pueden obviarse en procesos productivos no sostenibles.
  • Optimización de recursos y energía, reduciendo el consumo descontrolado de materias primas en los sistemas de producción.

Como puedes comprobar, al consumir productos sostenibles no solo estamos velando por el cuidado de nuestro entorno deteriorado por el continuo cambio climático, sino que además estamos apoyando una forma de vida digna y con plenos derechos de los pequeños productores que a veces son maltratados por malas condiciones laborales.

¡Forma parte de la energía viva!