Conceptos clave del cambio climático

Damos un paso más allá del cambio climático y analizamos otros conceptos estrechamente relacionados con este fenómeno.
Conceptos clave del cambio climático

Índice de contenidos

A estas alturas de la película, negar el aumento de la temperatura en nuestro planeta e ignorar las consecuencias que ya estamos percibiendo es mirar hacia otro lado

Seguro has oído hablar de los denominados como ‘negacionistas’, aquellas personas que opinan que el aumento de la temperatura global encuentra su explicación en causas naturales y, por tanto, niegan, como la palabra indica, una realidad cada día más palpable como es el cambio climático.

Pues bien, este este ha sido el primer concepto de los que hoy vamos a hablar en este post. En Nabalia Energía, como firmes creyentes y conocedores de la situación crítica de nuestro planeta, entendemos que hablar del de los términos que envuelven al fenómeno del cambio climático tal vez haga cambiar de postura a los actuales ‘negacionistas’ de este escenario.

También creemos que conocer los vocablos que se utilizan casi a diario dentro de este asunto nos hará más conscientes de su gravedad y, por tanto, nos llevará a poner en práctica medidas más sostenibles, llegando, incluso, a cambiar nuestro modo de vida tal y como lo conocíamos hasta este momento.

¡Empecemos!

Gases de efecto invernadero (GEI)

Para entender el cambio climático primero hemos de hablar de los GEI y, después, del calentamiento global.

Los gases de efecto invernadero absorben y emiten radiación lo que permite una temperatura adecuada en la tierra para poder vivir. Los GEI retienen la energía radiada desde el suelo una vez ha sido calentado por los rayos del sol. Este proceso es lo que se conoce como efecto invernadero

¿Cuáles son los GEI?

  • Vapor de agua.
  • Dióxido de carbono.
  • Metano.
  • Óxido de nitrogeno.
  • Ozono.

Efecto invernadero

En los últimos tiempos al hablarse de efecto invernadero puede pensarse que se trata de un fenómeno negativo para el planeta pero nada más lejos de la realidad. El efecto invernadero es un proceso natural gracias al cual se regula la temperatura del planeta haciéndolo habitable. En concreto, la labor de los GEI mantienen a unos 15ºC la temperatura de la Tierra, de lo contrario sería imposible la vida.

La parte negativa llega cuando la acumulación de GEI en la atmósfera es tan elevada que la radiación solar se queda retenida provocando un aumento de la temperatura media del planeta con las consecuencias derivadas que ya conocemos como el cambio climático, el deshielo de los polos o las distintas afectaciones que esto tiene para los ecosistemas.

Desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible podemos decir que es una de las curas necesarias para mitigar la actual crisis climática.

Entendemos por desarrollo sostenible el uso responsable de los recursos que nos ofrece la tierra con el fin de no esquilmarlos y que las generaciones futuras los tengan disponibles igual que nosotros.

Esta cura ya ha sido desarrollada por la ONU a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En concreto, 17 metas que “constituyen un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo.

Estos forman parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan que involucra a todos los actores mundiales y que sirve como guía para alcanzar estos propósitos en los próximos años.

Economía circular

La economía circular, por su parte, es una alternativa que contribuye al desarrollo sostenible. Consiste en reducir el uso de materias primas y la generación de residuos asociada al famoso ‘usar y tirar’.

Se establece un flujo circular (de ahí el nombre) al obtener materias primas para producir un objeto y reciclar los deshechos para de nuevo convertirlos, siempre que sea posible, en materia prima para elaborar otros artículos.

Esta posibilidad reduce de manera directa la explotación de recursos naturales para extraer materias prima y la generación de recursos con su consiguiente impacto en nuestro planeta.

Aquí te dejamos algunos ejemplos fruto de la implementación en nuestras vidas de la economía circular.

Huella ecológica

Todas nuestras acciones tienen un eco ambiental. Comprar una camiseta, por ejemplo, tiene un impacto en la Tierra. Este impacto se mide a través de la huella ecológica, la cual recoge la superficie necesaria —biocapacidad— para producir los recursos que necesitamos para mantener nuestro modelo de vida y la capacidad de la tierra para absorber los residuos que ellos genera.

Este ha sido un breve repaso por el problema (cambio climático) y las métricas utilizadas (huella ecológica) y las posible medidas (economía circular) para frenar unos efectos que ya podemos observar en nuestro planeta.