¿Cuál es la diferencia entre potencia y energía en tu factura?

¿Ha vuelto a llegar una factura de luz más y todavía no sabes la diferencia entre los términos de potencia y energía? ¡Hoy resolvemos esta duda!
¿Cuál es la diferencia entre potencia y energía en tu factura?

Índice de contenidos

Seguro que un mes más has vuelto a recibir tu factura y abonado su importe, pero continuas sin saber cuál es la diferencia entre potencia y energía. Por suerte, hoy en el blog de Nabalia Energía hablaremos de estos dos términos que forman parte de tu factura y que conviene tenerlos claros si estamos buscando el ahorro.

¿Qué es la potencia contratada?

La principal diferencia entre potencia y energía es que la primera es un término fijo en nuestra factura de la luz, y la segunda no. Es decir, independientemente de nuestro consumo energético, en nuestro recibo abonaremos un importe fijo dependiendo del tramo de potencia que tengamos contratado.
Por otra parte, la potencia contratada hace referencia a la capacidad que tiene tu inmueble de soportar una cantidad de dispositivos eléctricos conectados a la misma vez sin que salten los plomos. Por ello, es muy importante que contrates la potencia eléctrica recomendada teniendo en cuenta todos los aparatos que necesitas enchufar.
Este término fijo se mida en kilovatios (kW) y para calcular qué potencia eléctrica necesitas contratar debes sumar todas las potencias de tus electrodomésticos, multiplicarlo por el factor de simultaneidad y sumarle 1 kW al resultado final. Veamos un ejemplo:
Frigorífico (0,5 kW) + lavadora (1,5 k W) + lavavajillas (2 kW) + horno (2 kW) + microondas (1 kW) + vitrocerámica (1,5 kW) = 8 kW.
Estos 8 kW debemos multiplicarlos por el factor de simultaneidad que hace referencia a las veces que pueden coincidir todos los electrodomésticos conectados a la red en el mismo momento. Podemos multiplicar por 1 —cuando todos están funcionando a la misma vez durante todo el día—, por 0,5 —cuando realizamos un uso considerable de todos los aparatos en el mismo momento— y por 0,25 —si es poco frecuente que coincidan en su uso—.
Así, tendríamos que multiplicar 8 kW por 0,25 —suponiendo que nuestro caso es que no suelen coincidir todos a la vez— y sumarle 1 kW más. Tendríamos un resultado de 3 kW. Como la potencia se establece por rangos, deberíamos contratar 3,45 kW que es lo que más se ajustaría a nuestro valor final.
Recuerda que tras las actualizaciones de tarifas del pasado mes de junio, ahora los consumidores podemos contratar dos potencias diferentes a lo largo del día para reducir nuestra factura de la luz.

¿Qué es la energía consumida?

Otra diferencia entre potencia y energía es que si antes hemos dicho que potencia es un término fijo, la energía es uno variable. Se mide en kWh y en tu factura comprende la energía consumida durante un periodo de tiempo determinado, de ahí que su precio varíe pues está sujeto al consumo que hagas de este recurso.
Así, la diferencia entre potencia y energía, además de utilizar unidades de medida distintas, radica en que la potencia es un término fijo que siempre abonaremos en nuestra factura independientemente del consumo energético que hagamos.
De esta forma, para lograr un ahorro en nuestra factura de luz, además de reducir el consumo de energía y ser más sostenibles, será muy importante revisar que la potencia que tenemos contratada es la correcta y ajustarla.
En Nabalia Energía te asesoramos de manera gratuita para ayudarte a establecer la potencia correcta así como también te ayudamos a aplicar medidas de eficiencia energética para reducir tu consumo. ¡Contáctanos y reducimos tu factura!