Preguntas más frecuentes
Como entendemos que el mundo del sector energético no es algo sencillo para todo el mundo intentaremos resolver todas tus dudas con las siguientes preguntas frecuentes. Si tu duda no está entre ellas, puedes ponerte en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto o por teléfono.

Preguntas más frecuentes

Como entendemos que el mundo del sector energético no es algo sencillo para todo el mundo intentaremos resolver todas tus dudas con las siguientes preguntas frecuentes. Si tu duda no está entre ellas, puedes ponerte en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto o por teléfono.

Calcular la potencia eléctrica

Te has recorrido la web en busca de comparadores, comercializadoras y tarifas eléctricas y, por fin, has encontrado un ofertón de suministro energético por un precio muy bajo. Pero espera, a la hora de contratar una tarifa, el precio no es lo único que debemos tener en cuenta.

Si escoges una tarifa de luz que, a cambio de un precio reducido, te aporta una potencia eléctrica insuficiente para las características de tu hogar, tu familia o tu consumo, podrías sufrir cortes en el suministro. Por este motivo es muy importante calcular la potencia eléctrica antes de escoger la tarifa idónea para nuestra vivienda.

¿Qué es la potencia eléctrica?

A efectos prácticos, cuando hablamos de potencia eléctrica, nos referimos a la cantidad de electrodomésticos que podemos tener enchufados en nuestro hogar al mismo tiempo. Calcular la potencia eléctrica de forma correcta no solo nos evita cortes de luz, también nos libraremos de un gasto excesivo en nuestra factura de la luz —no olvidemos que también corremos el riesgo de contratar potencia de más—.

¿Cuál es la potencia eléctrica perfecta para mí?

Los conceptos que determinan qué potencia eléctrica es la que más nos conviene son:

  • La potencia recomendada —el número de personas que residen en una misma vivienda, el uso de otros tipos de suministro energético como el gas natural o las instalaciones de autoabastecimiento de energías renovables, las características de los electrodomésticos o incluso los hábitos de consumo de luz.
  • La potencia máxima admisible —o la cantidad de energía que puede soportar la instalación eléctrica de nuestra vivienda—.
  • Las potencias normalizadas —es decir, potencias que responden a valores establecidos y unificados por el Gobierno—.

Aún así, se suele decir que la potencia eléctrica mínima recomendada para un hogar es de 3.45 kW, siendo 4.81 kW la media de los consumidores domésticos españoles.

¿Cómo puedo calcular la potencia eléctrica necesaria para mi hogar?

Para calcular la potencia eléctrica podemos optar por tres métodos distintos:

  • Por un lado, podemos contratar los servicios de un experto para que realice un exhaustivo estudio del consumo y la instalación energética de nuestra vivienda y así poder calcular la potencia eléctrica adecuada. Evidentemente, dicho experto requerirá unos honorarios.
  • Por otro lado, podemos servirnos de una calculadora de potencia eléctrica online. Este método solo requiere responder a una serie de preguntas sobre nuestro consumo y nuestra instalación.
  • Por último, podemos calcular la potencia eléctrica que necesita nuestra vivienda nosotros mismos sumando el consumo de cada uno de los electrodomésticos. No obstante, no todos se van a enchufar al mismo tiempo. Aquí es cuando entra en juego el concepto de índice de simultaneidad.

El índice de simultaneidad

El índice de simultaneidad indica el número de ocasiones en las que podrían estar enchufados al mismo tiempo todos los electrodomésticos de una misma vivienda. De este modo, el valor máximo sería 1 y equivaldría que todos los aparatos están enchufados y trabajando de manera simultánea durante todo el día. Siguiendo esta línea de valores, 0,25 correspondería a un uso limitado, y 0,5 a uno intenso.

Calcular la potencia eléctrica de acuerdo a nuestra instalación

Las potencias eléctricas normalizadas responden al tipo de instalación que posee nuestro hogar:

  • Por una parte, encontramos las instalaciones monofásicas, aquellas en las que la potencia eléctrica es distribuida por un único circuito para toda la vivienda por igual. En este caso encontramos valores normalizados desde los 3,45 kW hasta los 9,2 kW.
  • Por otra parte, las instalaciones trifásicas cuentan con tres circuitos que se limitan a tres zonas diferentes. Gracias a este tipo de instalación, se puede ajustar la potencia de cada una de las zonas de acuerdo al uso y a los electrodomésticos asociados. En este caso encontramos valores unificados desde los 3,464 kW hasta los 13,856 kW.

El precio de la potencia contratada

El precio de la potencia contratada depende del coste inherente del kW y de la cantidad de kWs contratados. De este modo, si calculamos la potencia eléctrica de forma correcta, disfrutaremos de un consumo eficiente y al precio justo. Además, conviene servirnos de un comparador de tarifas de luz para encontrar la comercializadora que ofrezca el kW al precio más competente.