El futuro de la energía con los paneles solares impresos

¿Sabías que se pueden imprimir paneles solares? Descubre con nosotros las prestaciones de este novedoso ingenio.
El futuro de la energía con los paneles solares impresos

Índice de contenidos

La energía solar es una de las energías renovables limpias más extendidas y establecidas tanto en el mercado energético internacional como en prácticas como el autoconsumo. Sin embargo, a pesar de haber avanzado en cuestiones como la eficiencia energética y los costes de producción e instalación de las infraestructuras necesarias, la tecnología de las placas solares aún tiene retos que superar, y la respuesta a estos retos podrían ser los paneles solares impresos.

La energía solar y las placas solares tradicionales

Como ya sabrás, la energía solar consiste en aprovechar las radiaciones electromagnéticas del Sol a partir de paneles solares fotovoltaicos o colectores solares, para producir energía eléctrica o calor respectivamente.

Los colectores solares acumulan el calor del Sol para calentar un fluido y aprovechar más tarde dicha energía térmica para diferentes fines.

Por su lado, los paneles solares fotovoltaicos son capaces de producir electricidad gracias a que están compuestos a partir de un material fotoeléctrico conocido como célula fotovoltaica. Cuando la luz incide en la célula, esta emite electrones —fenómeno conocido como efecto fotoeléctrico—.

Sin embargo, estos últimos paneles aún requieren un gasto inicial considerable y necesitan de suelo o espacio muerto y amplio para instalarse. Ante las limitaciones de los tradicionales, surgen los paneles solares impresos.

El ingenio de Paul Dastoor

Paul Dastoor, profesor de la Universidad de Newcastle, Australia, ha desarrollado e instalado 100 metros cuadrados de paneles solares impresos en el tejado del campus.

Se estima que, si se contase con solo 10 impresoras, podrían generarse tantos metros cuadrados de paneles solares impresos como para satisfacer las necesidades energéticas de 1.000 viviendas a cambio de 10 dólares el metro cuadrado.

Estos paneles solares impresos están elaborados a partir de una tinta electrónica especial impresa sobre hojas laminadas transparentes tan finas como el papel gracias a una impresora industrial común y corriente. El siguiente objetivo es producir dicha tinta a gran escala sin componentes tóxicos y procesándola con agua.

Los paneles solares impresos pueden significar una revolución en cuanto al suministro de energía eléctrica en lugares a los que las redes de suministro son incapaces de llegar o en situaciones de emergencia y catástrofes. Se estima que 1.300 millones de personas sin suministro podrían servirse de este ingenio.

Empresas privadas como Chep ya se han interesado en los paneles solares impresos de Paul Dastoor y han comenzado a instalar estas novedosas placas en el tejado de uno de los edificios de la compañía.

Ventajas e inconvenientes de los paneles solares impresos

Los paneles solares impresos tienen una serie de ventajas por sí solos y respecto a las placas tradicionales:

  • Se pueden fabricar de una forma mucho más rápida.
  • El coste de su producción es muy bajo en comparación con los paneles tradicionales.
  • La capacidad de captar las radiaciones electromagnéticas del Sol a la luz de la luna y en días con poca luz o nublados, es mucho mayor y constante en las placas solares impresas.
  • Pesan muy poco, por lo que se pueden instalar prácticamente en cualquier lugar.
  • Su sistema de instalación es extremadamente sencillo al contar con tiras de velcro.
  • Los paneles solares impresos son muy flexibles y, por tanto, fáciles de transportar.

Sin embargo, los paneles solares impresos también poseen ciertos obstáculos que deben superar, como la sensibilidad de los paneles a la humedad y el riesgo de contaminación por plomo si estos se rompen. Compañías como Kyung-In ya están investigando distintas soluciones a estos problemas.

Como ves, los paneles solares impresos se establecen como el siguiente paso en la evolución de la tecnología de la energía solar; un ingenio con un potencial tan amplio y versátil que se cree capaz de aplicar tanto a la superficie de ordenadores portátiles y ventanas de rascacielos como a la necesidad energética en casos de desastres humanitarios o en lugares remotos.