Contenedores de reciclaje: tipos, colores y significado

Descubre con nosotros los diferentes tipos de contenedores de reciclaje y el significado de su código de colores.

Contenedores de reciclaje

En la actualidad es prácticamente imposible vivir sin producir ningún tipo de residuo. Acciones tan necesarias y cotidianas como alimentarnos o asearnos llevan asociados una serie de desechos que son inevitables. La clave para un modo de vida ecológico, unos hábitos diarios que reduzcan nuestra huella ecológica y que no perpetúen el consumo insostenible de importantes recursos naturales, pasa por cómo gestionamos dichos residuos.

El reciclaje

Es en este momento cuando el reciclaje entra en acción. Esta práctica es una de las más conocidas e interiorizadas del conjunto de «erres», los verbos principales de teorías y prácticas como el desarrollo sostenible y la economía circular. En pocas palabras, el reciclaje toma los residuos de bienes que ya se han utilizado y, en lugar de terminar su vida útil abandonados en un vertedero, los utiliza como materias primas para producir más bienes. Y así de forma constante. La vida útil tradicional y lineal de los productos se rompe a favor de un ciclo infinito de producción, uso y producción a partir del desecho.

¿Qué va en cada uno de los contenedores de reciclaje?

Para que los ciudadanos pudieran incorporar el reciclaje a su vida diaria, se desarrollaron una serie de contenedores de reciclaje para distintos residuos, diferenciados por distintos colores y formas. Tras separar la basura en los hogares en diferentes bolsas, basta con depositarlas en dichos cubos.

Estos contenedores de reciclaje pueden presentarse en diferentes formas como:

  • De carga: dependen del lugar en el que se encuentren o la forma en la que el camión de recogida lo carga.
  • Iglúes: tienen la forma redondeada característica —valga la redundancia— de los iglúes. Son los más habituales.
  • Soterrados: estos contenedores de reciclaje se encuentran bajo tierra. Lo único que permanece en la superficie es la boca del contenedor.
  • Bolseo: más que una forma de contenedor, es un sistema. Las bolsas se dejan en la calle y cuando pasa el camión de recogida, se cargan a mano.
  • Recogida neumática: en este caso los residuos circulan por tubos subterráneos hasta el punto de recogida. Son los menos habituales.

Contenedores de reciclaje amarillos

En los contenedores de reciclaje amarillos se depositan envases de plástico — de yogur, mantequilla, limpieza, etc.—, envases metálicos como latas y briks, bandejas de porexpan, papel de aluminio, film transparente,…

Los residuos impropios que terminan en este contenedor por error suelen ser juguetes de plástico, biberones, chupetes, utensilios de cocina y cubos de plástico. En definitiva, elementos que están fabricados a partir de plástico.

En las plantas de selección, lo primero que se hace es separar los materiales reciclables de elementos como etiquetas y, acto seguido, los residuos se dividen en metales, plásticos y plásticos mezcla. Además, para optimizar el uso de colorantes, también se separan por colores.

Todos estos residuos se trituran, se lavan, se centrifugan y secan, se homogeneizan para lograr un color y textura parecidos y vuelven a depurarse una última vez, tras lo que finalmente se les da la forma y el color deseado. El producto suele destinarse a embalaje para juguetes, fibras para fabricar moquetas, y precintos.

Contenedores de reciclaje azules

Los contenedores de reciclaje azules acumulan los desechos de papel y cartón. En este caso, los principales residuos impropios de este tipo de contenedores de reciclaje son los briks —que como ya hemos dicho van en el amarillo— y las servilletas de cocina utilizadas —las cuales deben ir al marrón junto a los residuos orgánicos—.

En las plantas de recuperación, a los desechos se le aplican disolventes para que las fibras se separen. Acto seguido, se les arrebatan las impurezas para centrifugarlos y que los desechos se separen según la densidad de los mismos. Después se lavan y se elimina la tinta y, finalmente, se los blanquea.

El resultado se prensa en balas, que se distribuyen a las fábricas de papel para reiniciar su vida útil una vez más.

Contenedores de reciclaje verdes

En los contenedores de reciclaje verdes se almacenan los envases de vidrio, como aquellos que contienen perfumes o mermeladas.

En este caso particular, los residuos impropios son bombillas, espejos, ceniceros, vasos y demás elementos de la vajilla.

En las plantas de tratamiento, los residuos de vidrio se separan de las impurezas, pasan por una cinta magnética para atrapar cualquier resto metálico y se clasifica el vidrio por tipos. Finalmente, el vidrio es triturado y se convierte en polvo —conocido como calcín—.

Contenedores de reciclaje marrones

En los contenedores de reciclaje marrones se depositan residuos orgánicos de origen animal y vegetal como restos de comida y jardinería —pieles de frutas, espinas de pescado, cáscaras de huevo y servilletas usadas—. Estos desechos pueden convertirse en compost y ser reutilizados como abono o como biogás para generar energía eléctrica a partir de una fuente menos contaminante que los combustible fósiles.

Los desechos impropios que suelen terminar en el contenedor marrón son piezas de cerámica, colillas, chicles, arena para mascotas y pelo, entre otros.

Contenedores de reciclaje grises

Estos contenedores de reciclaje son el destino final de bienes que no pueden reciclarse ni utilizarse para fabricar compost: cds, envases de productos tóxicos como la pintura, pilas, etc. El contenido de estos cubos termina en los puntos limpios, de los que hablaremos más adelante.

Contenedores de reciclaje blancos

Estos pequeños contenedores también son conocidos como puntos SIGRE y se pueden encontrar en el interior de farmacias. Su finalidad es recoger los medicamentos caducados o que ya no nos resultan necesarios. Es muy importante que las medicinas desechadas vayan acompañadas de su caja original y del prospecto.

Contenedores de reciclaje naranja

Este tipo de contenedor de reciclaje es de los menos implantados. En él se recogen el aceite de cocinar usado. Para desecharlo en estos contenedores, debe estar correctamente embotellado.

Contenedores de reciclaje rojos

Por último, el contenedor rojo está destinado para los desechos hospitalarios, baterías, insecticidas, piezas electrónicas, etc.

Los puntos limpios

Los puntos limpios son aquellos lugares en los que se recogen, almacenan y separan diferentes tipos de residuos que podrían resultar peligrosos por su propia naturaleza si terminasen en contenedores tradicionales. Los puntos limpios pueden ser:

  • Fijos: aquellos que se encuentran en zonas alejadas del centro de los municipios.
  • De barrio: puntos limpios de menor tamaño ubicados en zonas cercanas a los ciudadanos.
  • Móviles: vehículos de recogida de residuos con compartimentos que actúan como punto limpio.

Como puedes ver, existe un amplio abanico de contenedores de reciclaje; por ello, no tienes excusa a la hora de encargarte de tus residuos diarios de forma correcta, ecológica y respetuosa con el medioambiente y los recursos naturales. Reciclar resulta tan sencillo como reconocer el significado de una serie de colores, y este simple gesto puede marcar la diferencia.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario enviado no será visible hasta que un moderador lo apruebe.

Gracias. Su mensaje se ha enviado correctamente.

De conformidad con lo establecido en la normativa vigente en Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que sus datos serán incorporados al sistema de tratamiento titularidad de Nabalia Energía 2000, S.A. con CIF A66585191 y domicilio social sito en PL. URQUINAONA, Nº 7, 3º-1ª 08010, BARCELONA, con la finalidad de atender sus consultas y remitirle comunicaciones comerciales que puedan ser de su interés.

En cumplimiento con la normativa vigente, Nabalia Energía 2000, S.A. informa que los datos serán conservados durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad.

Mientras no nos comunique lo contrario, entenderemos que sus datos no han sido modificados, que usted se compromete a notificarnos cualquier variación y que tenemos su consentimiento para utilizarlos para las finalidades mencionadas.

Nabalia Energía 2000, S.A. informa que procederá a tratar los datos de manera lícita, leal, transparente, adecuada, pertinente, limitada, exacta y actualizada. Es por ello que Nabalia Energía 2000, S.A. se compromete a adoptar todas las medidas razonables para que estos se supriman o rectifiquen sin dilación cuando sean inexactos.

De acuerdo con los derechos que le confiere el la normativa vigente en protección de datos podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación de tratamiento, supresión, portabilidad y oposición al tratamiento de sus datos de carácter personal así como del consentimiento prestado para el tratamiento de los mismos, dirigiendo su petición a la dirección postal indicada más arriba o al correo electrónico info@nabaliaenergia.com.

Asimismo y de acuerdo con lo establecido en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en su artículo 21, solicitamos también su consentimiento expreso para enviarle publicidad de nuestros productos o promociones que consideremos puedan ser de su interés, por correo electrónico o por cualquier otro medio de comunicación electrónica equivalente.

Le informamos que podrá revocar en cualquier momento el consentimiento prestado a la recepción de comunicaciones comerciales enviando un e-mail a la dirección de correo electrónico: info@nabaliaenergia.com. Podrá dirigirse a la Autoridad de Control competente para presentar la reclamación que considere oportuna.


Scroll Top