Preguntas más frecuentes
Como entendemos que el mundo del sector energético no es algo sencillo para todo el mundo intentaremos resolver todas tus dudas con las siguientes preguntas frecuentes. Si tu duda no está entre ellas, puedes ponerte en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto o por teléfono.

Preguntas más frecuentes

Como entendemos que el mundo del sector energético no es algo sencillo para todo el mundo intentaremos resolver todas tus dudas con las siguientes preguntas frecuentes. Si tu duda no está entre ellas, puedes ponerte en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto o por teléfono.

¿Qué tarifa de luz me conviene?

Todos los consumidores de luz compartimos un rasgo: el perfeccionismo. Queremos lo mejor para nuestra vivienda y para los nuestros, y el caso de la tarifa de luz no es distinto. Buscamos la oferta más barata, pero no por ello queremos sacrificar la calidad de las condiciones o el servicio.
Por suerte, en esta búsqueda de la opción ideal, no estás solo, dispones de una gran cantidad de herramientas y nosotros, desde Nabalia, queremos que cuentes con toda la información posible.

Las cuatro máximas a la hora de escoger tu tarifa de luz

En este punto cabe preguntarse ¿en qué punto precio y calidad coinciden? Pues bien, la respuesta a esta pregunta, como podrás suponer, es distinta para todos y cada uno de nosotros. No todos somos iguales y, por tanto, no todos los hogares tienen las mismas necesidades y hábitos de consumo energético.
No obstante, existen una serie de cuatro principios básicos que todos —independientemente de nuestras características— debemos tener en cuenta a la hora de buscar y decantarnos por la tarifa de luz que más nos convenga. Estos cuatro preceptos son:

  • Permanencia: la tarifa que escojas nunca debería tener incluido un acuerdo de permanencia con la comercializadora.
  • Descuentos: los descuentos en el precio del suministro que ofrece la compañía deben ser indefinidos.
  • Precio reducido: como es lógico, hay que tratar de hallar el precio más reducido posible para poder disfrutar de tu tarifa de luz sin que sufra el bolsillo.
  • Servicio de mantenimiento: por último, el servicio de mantenimiento debería ser opcional a la hora de contratar una tarifa de luz, nunca de carácter obligatorio.

Nuestra principal arma

Por suerte, en esta cruzada en busca de nuestra tarifa de luz, los consumidores disponemos de una de las herramientas más útiles: los comparadores de luz. Gracias a estos comparadores, podemos contemplar en una misma pantalla y al mismo tiempo decenas de tarifas y ofertas y, de esa forma, tomar una decisión juiciosa y meditada acerca de la opción que más se ajusta a nosotros.
Para servirnos del comparador y encontrar nuestra tarifa de luz, lo único que tendremos que hacer es introducir una serie de datos tales como:

  • Nuestro consumo eléctrico.
  • El número de personas que viven en la vivienda para la que queremos contratar la tarifa de luz.
  • Las características de dicha vivienda, como el tamaño en metros cuadrados, entre otros datos
  • La cantidad de electrodomésticos de los que disponemos. Si incluimos este dato, también podremos averiguar la potencia eléctrica que necesitamos para disfrutar de un suministro adecuado y sin cortes.